Miércoles 10.08.2022

Según el mismo lo reconoció tras operarse

El Papa nombra asistente sanitario al enfermero que le salvó la vida

Massimiliano Strappetti, actual coordinador de la Dirección de Sanidad e Higiene del Vaticano, será quien asista personalmente a Francisco en cuestiones de salud. “Me salvó la vida, un hombre de mucha experiencia", lo definió tras la operación de colon.
Comparte

El Papa Francisco nombró “Assistente Sanitario Personale” al enfermero italiano Massimiliano Strappetti, quien es el coordinador de la Dirección de Sanidad e Higiene del Vaticano.

En agosto de 2021 el Papa indicó en una entrevista concedida a una radio española que un enfermero le había “salvado la vida” durante la operación de colon a la cual había sido sometido el 4 de julio de 2021.

“Me salvó la vida, un hombre de mucha experiencia. Es la segunda vez en la vida que un enfermero me salva la vida. La primera vez fue en el año 57”, dijo el Papa refiriéndose a Massimiliano Strappetti.

La operación quirúrgica del Santo Padre fue en la parte final del colon y consistió en “una hemicolectomía izquierda que duró unas tres horas”.

La estenosis del colon es una afección en la que parte del intestino grueso se vuelve más estrecho de lo habitual. Puede ser peligroso si por su estrechez comienza a impedir el paso seguro de los alimentos.

En marzo de 2018, Francisco recordó a la hermana Cornelia Caraglio, la religiosa enfermera que le salvó la vida cuando tenía 20 años, cuando se debatía entre la vida y la muerte.

El Papa rindió homenaje “a una enfermera que me ha salvado la vida. Era una enfermera monja: una religiosa italiana, dominica, que fue enviada a Grecia como profesora; era muy culta”.

“Pero siempre trabajó como enfermera y después llegó a Argentina. Y cuando yo tenía 20 años y estaba a punto de morir, fue ella la que dijo a los doctores, incluso discutiendo con ellos: ‘no, esto no funciona, hay que darle más’”, relató el Papa.

“Y gracias a esas cosas yo sobreviví. ¡Le estoy muy agradecido! Le doy las gracias. Y querría nombrarla aquí, delante de ustedes: Sor Cornelia Caraglio. Una mujer estupenda, también valiente, hasta el punto de discutir con los médicos. Humilde, pero segura de lo que hacía. Y muchas vidas, muchas vidas se salvan gracias a vosotros. Porque estáis todo el día ahí, y veis lo que le pasa al enfermo. ¡Gracias por todo esto!”, concluyó entonces el Papa.

Fuente: Agencias