proyecto "el tren de los niños"

El Papa recibió a 400 chicos afectados por tragedias en Italia

Asistieron menores que sufrieron el siniestro del puente Morandi de Génova, las inundaciones de Cerdeña de 2013 y algunos golpeados por la delincuencia de Nápoles. Escuchó sus inquietudes y les aconsejó no vivir entregados al dinero.
Comparte

El Papa Francisco conversó este sábado con 400 niños italianos que fueron afectados por el siniestro del puente Morandi de Génova y las inundaciones de Cerdeña de 2013, junto con algunos procedentes de barrios de Nápoles golpeados por la delincuencia.

El acto formó parte del proyecto conocido como "El tren de los niños", una iniciativa impulsada por la organización Cortile dei Gentili, integrante del Consejo Pontificio de la Cultura que traslada al Vaticano a menores de edad para que puedan conocer y conversar con el Papa.

En esta séptima edición, los niños procedentes de Génova viajaron en tren hasta el puerto de Civitavecchia, donde recogieron a los pequeños que llegaron en barco desde Cerdeña.

Después fueron hasta la estación Roma Termini, en la capital italiana, donde se unieron a los que venían de Nápoles, y juntos viajaron en un tren de alta velocidad de la compañía pública ferroviaria hasta la estación del Vaticano, a pocos metros de la Basílica de San Pedro.

En el patio de San Damaso del palacio apostólico se encontraron con Francisco, quien los saludó y conversó con ellos durante una hora sobre sus problemas e inquietudes.

En un clima distendido, los niños pudieron preguntar al Papa cómo era Jorge Bergoglio cuando iba al colegio, cómo decidió entregar su vida a la religión o qué hace cuando quiere hablar mal de alguien.

"Yo tengo una receta infalible, una receta para no hablar mal de los demás ¿Quieren que se las diga? Estén atentos: cuando te vienen las ganas de hablar mal de los demás, muérdete la lengua. Fuerte, fuerte. Así la lengua se hincha y no podrás hablar", contó.

También confesó que no le gusta viajar y, cuando le preguntaron sobre el dinero, animó a los niños a no vivir entregados a él, porque "estropea el corazón y corrompe".

El encuentro concluyó luego de que los niños le regalaran al Papa dibujos, peluches, manualidades y productos locales, y le cantaron un rap.


Fuente: Agencias