en el vaticano

El Papa recibió a Lula da Silva en privado en la casa Santa Marta

La audiencia facilitada por gestiones de Alberto Fernández transcurrió fuera del protocolo del Palacio Apostólico. Según el ex mandatario brasileño, conversaron sobre "un mundo más justo y fraterno".
Comparte

El Papa Francisco recibió este jueves en el Vaticano al expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva en un encuentro privado en su residencia que duró aproximadamente una hora, según informan desde el entorno del exmandatario.

Lula da Silva, que se encuentra desde el miércoles en Roma, entró en el Vaticano a bordo de un monovolumen gris por la Puerta del Perugino, que da acceso a la residencia del pontífice, Casa Santa Marta, donde tiene sus reuniones más informales, alejadas del protocolo de palacio.

El encuentro entre ambos comenzó a las 15.49 locales (14.49 GMT) y duró aproximadamente una hora.

Está previsto que Lula ofrezca una rueda de prensa esta tarde para hablar sobre su visita al Papa argentino.

Lula puso en su cuenta personal de Twitter dos fotos de su reunión con Francisco, acompañadas del mensaje "encuentro con el Papa Francisco para conversar sobre un mundo más justo y fraterno."

El Partido de los Trabajadores (PT) brasileño, la formación que fundó Lula, adelantó en un comunicado que entre los temas que abordarían estarían la lucha contra el hambre o las desigualdades.

Contribuyó con la reunión Alberto Fernández, que visitó el Vaticano el pasado 31 de enero y a quien Francisco le dijo que estaría "encantado" de recibir a Lula si recibía una petición oficial.

Lula da Silva ha conseguido viajar a Italia después de que la justicia de Brasilia aceptara posponer al día 19 de febrero un interrogatorio previsto para el 11 de febrero.

El expresidente brasileño informó el pasado día 5 en sus redes sociales de su intención de visitar al Papa para agradecerle "su dedicación por el pueblo oprimido" y para debatir sobre "la experiencia brasileña en el combate a la miseria".

Pero además quiere agradecer a Francisco "su solidaridad" cuando él pasó por "un momento difícil" en prisión y por la muerte de su nieto, ya que el Papa respondió el pasado mayo a una carta suya para expresarle su cercanía y darle ánimos.

Lula, quien pasó 580 días en prisión y se encuentra en libertad provisional, está condenado en dos procesos por corrupción y tiene al menos otras siete investigaciones abiertas en su contra.


Fuente: EFE / VR