LUIS PALAU (1934-2021)

El pastor argentino que llevó la palabra de Dios por el mundo

Por: Sergio Rubin

Atrajo multitudes en América Latina y entre los hispanos de EE.UU. También predicó en España, Rusia y China.
Comparte

Con la muerte del pastor argentino Luis Palau la comunidad evangélica no solo en la Argentina, sino en buena parte del mundo perdió a uno de los grandes propagadores del cristianismo que, con una prédica sencilla, pero tocante, cautivó a millones de personas. De hecho, fue una figura clave para la expansión del evangelismo en su país y en América Latina, logró hacer pie en la tradicionalmente católica España y hasta llevó su mensaje a Rusia y a China, pese a los reparos del régimen.

Nacido en Ingeniero Maschwitz el 27 de noviembre de 1934, Palau recibió la fe de sus padres y desde muy joven comenzó su apostolado. Con apenas 23 años organizaba con amigos reuniones en carpas y programas de radio. Este medio sería clave para su prédica a partir de tener un programa en Córdoba y luego un micro en Radio Colonia, Palau Responde, que se emitió durante 20 años, de lunes a viernes a las 14, y que le daría gran popularidad

A los 26 años decidió trasladarse a los Estados Unidos para continuar su formación religiosa. Su dominio del inglés, que había aprendido en la escuela San Albano de Buenos Aires, institución que formaba parte del programa extranjero de la Universidad de Cambridge, le posibilitó oficiar de traductor del célebre pastor norteamericano Billy Graham, quien con su personalidad y estilo de predicación constituyó para Palau un gran estímulo.

En Estados Unidos conoció a su esposa Patricia con quien tuvo cuatro hijos. Su primera experiencia misionera relevante fue en Colombia. Pero el gran salto como pastor internacional se produjo en 1978 cuando realizó una primera campaña en Bolivia que resultó muy exitosa. Contra los pronósticos, llenó durante nueve noches el Coliseode La Paz con capacidad para 10 mil personas, lo que lo llevó a fundar la Asociación Luis Palau.

En la Argentina hablaría en dos encuentros multitudinarios. Uno, en 2003, junto al Monumento de los Españoles y otro en 2008 en la avenida 9 de Julio, recibido por Cristina Fernández de Kirchner.

En 2016 visitó a Mauricio Macri y fue distinguido por el gobernador Daniel Scioli. Entonces, en una entrevista concedida a Clarín, dijo que el éxito de la expansión evangélica pasa por lograr que la gente tenga “una relación personal con Dios”.

Con respecto a la pérdida de fieles por parte de la Iglesia católica, lo atribuyó a que “no tiene suficientes sacerdotes” y al hecho de que “el líder religioso se enoje con los fieles. No sirve. Lo que vale es el atractivo de un Dios que quiere y perdona”. Dijo ser amigo de muchos clérigos católicos y que “rezó mucho” por el entonces cardenal Bergoglio. “Creo que realmente conoce a Dios”, completó.

Autor de medio centenar de libros, su más exitoso fue “Con quién me casaré”, pero también se cuenta entre los que tuvieron más aceptación “Sexo y juventud”, que revela su apertura a hablar con toda claridad de los cuestiones sexuales en tiempos en que no era tan común en el mundo religioso. Sus programas radiales se llegaron a difundir por 4 mil emisoras de numerosos países.

Sus dos presentaciones en el centro de Madrid, en 2005 y 2019, y ,en 2015, Radio City Music Hall, Times Square y Central Park, confirmaron su gran llegada y fueron el comienzo de su despedida. Con su muerte en Estados Unidos −donde residía- tras luchar contra un cáncer de pulmón deja una obra apostólica que lo inscribe entre los grandes pastores evangélicos del último siglo.