ISLAM

El Ramadán, con aire interreligioso

El Centro Intercultural Alba y el Gobierno porteño organizaron la ruptura del ayuno. Poli, presente.
Comparte

El 8 de agosto finalizó para la comunidad musulmana, el mes de Ramadán, uno de los cuatro pilares del Islam, junto con la profesión de fe, la oración, la limosna y la peregrinación a La Meca.
El Ramadán es un tiempo de purificación del cuerpo y el alma que obliga a ayunar durante 29 o 30 días, según su calendario lunar. Esta observación tiene  que ver con valores tanto espirituales como sociales. De ahí que la ruptura diaria de ese ayuno (iftar) reúna a la familia y a los amigos, para reforzar los lazos fraternos.
El Centro de Diálogo Intercultural Alba y la dirección de Cultos del Gobierno porteño, siguiendo una costumbre, organizaron la celebración del iftar, que se realizó en el palacio Aberg Cobo y resultó ser un singular encuentro interreligioso con la presencia del  arzobispo de Buenos Aires, monseñor Mario Poli. Nancy Falcón, directora de Alba, destacó que era “la primera vez en la historia de la comunidad islámica que un arzobispo de Buenos Aires compartía un iftar con líderes musulmanes”.
“El espíritu de Ramadán es el de compartir con otros –agregó Falcón-, esta es la mejor forma de alabar a nuestro Creador”.
En la cena participó también el presidente honorario del Centro Alba, Mustafá Eker, el director de Cultos del gobierno porteño, Alfredo Abriani, el titular del Centro Islámico, Fabián Ankah. También dijeron presentes el sheij de la mezquita de Alberti, Mohammed Zanaty; el obispo maronita, Habib Chamieh; los rabinos Ernesto  Chattah, Ari Stokman y Alejandro Avruj y el pastor metodista Fernando Suárez. El mes de Ramadán finalizó con el Eid al-Fitr, festividad que dura tres días en la que se visitan las familias islámicas, acuden a las mezquitas y se comen los platos tradicionales.