SINGULAR APORTE EN FAVOR DE LA PAZ

El rugby unió a chicos israelíes y palestinos

Por: María Montero

Los niños jugaron un partido en la crítica Franja de Gaza tras el último cese del fuego. Fue por iniciativa de una fundación que lidera un argentino.
Comparte

Con la idea de llevar un mensaje de paz a Medio Oriente, la Fundación Rugby sin Fronteras, presidida por Juan Bautista Segonds, ex jugador del club Pueyrredón, vivió hace un mes uno de sus mayores desafíos: unir en un partido amistoso a chicos palestinos e israelíes en la crítica Franja de Gaza, sólo 24 horas  espués del último cese de fuego.
Segonds está convencido de que la guerra es parte de la decadencia moral que vive la sociedad y que la luz brilla más cuando hay mucha oscuridad. Propone, entonces, desde su Fundación, construir la paz a partir del mensaje de Jesús y de un cambio interior. “Si somos honestos, solidarios, tenemos valores y vivimos lo que predicamos, el cambio en los otros se va a dar naturalmente”, señala. De ahí que el objetivo de la entidad es defender y difundir la práctica del rugby formativo para producir un cambio en las personas que genere, a la vez, un cambio en la sociedad. Este compromiso por la paz le valió el reconocimiento del papa Benedicto XVI,q uien recibió, hace pocos días, a la delegación  argentina en el Vaticano y bendijo las camisetas que habían sido usadas en el partido de Gaza. El encuentro marcó un antes y un después en la vida de los organizadores, quienes afirmaron que las palabras del Santo Padre los involucraron aún más en el desafío de unir a los pueblos.
Desde su creación, Rugby sin Fronteras fue llevando estos valores a lugares emblemáticos. Desde los partidos que se jugaron en las Islas Malvinas, con chilenos e isleños, hasta el que se realizó en Sudáfrica, en el patio de la cárcel donde estuvo preso Nelson Mandela. O el que se jugó entre uruguayos y argentinos en el puente que une Gualeguaychú y  Fray Bentos, cortado hace cinco años por la disputa por la papelera Botnia. Y el de la cordillera de los Andes, como tributo a las víctimas del accidente aéreo de 1972. Para la delegación, el rugby yapasó a ser una excusa, dado que el valor lo tiene el mensaje, que es encuentro entre los pueblos.
La fundación también colabora aportando a los clubes material que permita desarrollar el deporte, apoyando los comienzos del  rugby en donde no se lo practique, y creando conciencia entre los jóvenes de su importancia para su salud y crecimiento personal a través del trabajo en equipo, donde se practica la responsabilidad, el respeto, la nobleza, la humildad y la fidelidad. Además, a través del proyecto Rugby Inclusivo, lo utilizan también como medio para insertar a chicos con síndrome de Down, junto con sus familias, en la vida deportiva y social.
Para mantener su independencia, la entidad no cuenta con auspicios oficiales ni estatales. Se sostiene con voluntarios y colaboradores que se acercan a través de su página o escriben al Facebook que ya cuenta con 1.800.000 visitantes. Lo único que se les exige es vivir de acuerdo a lo que quieren ver en el mundo. Como  apunta Bautista, “no podemos difundir una campaña de respeto si no somos los más respetuosos”.
Más info: info@rugbysinfronteras. org o a través de Facebook: Fundación rugby sin fronteras.