ESCALA EL ENFRENTAMIENTO CON MATTEO SALVINI

"El soberanismo lleva a las guerras" advierte el Papa Francisco

En una entrevista a La Stampa, el pontífice expresó preocupación por discursos que le hacen acordar "a los de Hitler en 1934" y advirtió sobre la "cerrazón" de los nacionalismos de extrema derecha que fomentan el "primero nosotros".
Comparte

El Papa Francisco advirtió que "el soberanismo lleva a las guerras" y manifestó su preocupación por "discursos que se parecen a los de Hitler en 1934", justo cuando el referente de la ultraderecha Matteo Salvini desata una crisis política en Italia que llevará a las elecciones anticipadas y a su probable triunfo para convertirse en jefe del gobiern.

"El soberanismo es una actitud de aislamiento. Estoy preocupado porque se escuchan discursos que se parecen a los de Hitler en 1934. Primero nosotros. Nosotros. Nosotros. Son pensamientos que dan miedo. El soberanismo es cerrazón", sostuvo el pontífice en una entrevista publicada este viernes por el diario italiano 'La Stampa'.

"Un país debe ser soberano, pero no cerrado. Hay que defender la soberanía, pero también hay que proteger y promover las relaciones con los demás países, con la Comunidad Europea. El soberanismo es una exageración que siempre acaba mal: lleva a las guerras", avisó el Papa.

Francisco también alertó sobre los populismos. "Es lo mismo. Al principio no lograba entenderlo, porque, estudiando Teología, profundicé el popularismo, es decir, la cultura del pueblo: pero una cosa es que el pueblo se exprese y otra es imponerle al pueblo la actitud populista. El pueblo es soberano (tiene una manera de pensar, de expresarse y de sentir, de evaluar), en cambio los populismos nos llevan a los soberanismos: ese sufijo, 'ismos', nunca hace bien", insistió.

Además, el Papa subrayó que "Europa no puede y no debe deshacerse".

"Es una unidad histórica y cultural, además de geográfica. El sueño de los padres fundadores tuvo consistencia porque puso en práctica esta unidad. Ahora no se puede perder este patrimonio", afirmó.

Asimismo, señaló como algo positivo que haya sido nombrada una mujer, Úrsula von der Leyen, a la cabeza de la Comisión europea. "Una mujer puede ser adecuada para volver a poner en marcha la fuerza de los padres fundadores. Las mujeres tienen la capacidad de acomunar, de unir", añadió.

Sobre la política migratoria, el Papa apostó por tener "las puertas abiertas, no cerradas", por "acompañar" a los migrantes e "integrarles". En caso de que su número supere las capacidades de acogida de un Estado, el pontífice propone resolver la situación "mediante el diálogo con los demás países". También propuso "creatividad".

"Por ejemplo, me contaron que en un país europeo hay pequeñas ciudades semivacías debido a la disminución demográfica. Se podrían mudar allí algunas comunidades de migrantes, que, además, serían capaces de volver a poner en marcha la economía de la zona", planteó.

Sobre el Sínodo de la Amazonía de octubre, el Papa precisó que el tema de la posibilidad de ordenar a hombres ancianos y casados en zonas remotas del Planeta no será uno de los temas principales del Sínodo. "Se trata simplemente de un número del 'Instrumentum Laboris' (el documento de trabajo). Lo importante serán los ministerios de la evangelización y las diferentes maneras de evangelizar", subrayó.

Fuente: Europa Press