Por el coronavirus

El Vaticano canceló los eventos previstos en espacios cerrados

Lo informó el vocero papal. Dijo que además se pusieron dispensadores con desinfectantes en el acceso a las oficinas. Pero aclaró que no se suspendieron las audiencias de los miércoles en la Plaza de San Pedro. La Iglesia italiana también toma recaudos.
Comparte

El Vaticano decidió cancelar algunos eventos programados en espacios cerrados para los próximos días tras el brote del coronavirus, que ha dejado siete muertos en Italia, confirmó a Efe el portavoz del Vaticano, Matteo Bruni.

“En cumplimiento de las disposiciones de las autoridades italianas, se han pospuesto algunos eventos programados para los próximos días en lugares cerrados y con una importante afluencia de público”, señaló.

Bruni explicó que por el momento no se han detectado casos de coronavirus en el Vaticano y detalló que la Dirección de Sanidad del Estado de la Ciudad del Vaticano está en contacto con el Gobierno italiano, el ministro de Sanidad y las autoridades regionales para adoptar “las recomendaciones precisas”.

Entre los eventos cancelados no se encuentran las audiencias generales, que se celebran en el espacio abierto de la plaza de San Pedro del Vaticano.

Bruni subrayó que se han colocado dispensadores con un desinfectante para las manos en las oficinas con acceso al Estado de la Ciudad del Vaticano y que hay una enfermera y un médico de guardia disponibles para dar asistencia inmediata en las clínicas del Vaticano en caso de que haya pacientes con síntomas similares a los del coronavirus.

El brote de coronavirus en las regiones de Lombardía y Véneto han causado ya siete muertos y más de 200 contagiados en Italia.

La Conferencia Episcopal italiana ha asegurado su "plena cooperación con las autoridades competentes del Estado y las regiones para contener el riesgo de epidemia de coronavirus".

En una declaración, los obispos italianos asumen la necesidad de "proteger la salud pública, limitando al máximo el peligro de contagio" y estableciendo "líneas comunes para nuestras comunidades eclesiales".

"Como presidente de la Conferencia Episcopal Italiana sentimos el deber de la plena colaboración con las autoridades competentes del Estado y de las Regiones para contener el riesgo epidémico: la disponibilidad, a este respecto, pretende ser máxima, en la recepción de las disposiciones emitidas", destacó el cardenal Bassetti.

Bassetti hizo suya la oración que el Papa elevó el domingo, al término del encuentro de Bari: "Oración de cercanía a los afectados por el virus y a sus familias; oración por los médicos y enfermeros de los centros sanitarios, llamados a afrontar esta fase de emergencia en la frontera; oración por los responsables de tomar medidas cautelares y restrictivas".

"Nos comprometemos a hacer nuestra parte para reducir la pérdida y el miedo, lo que llevaría a un cierre estéril", sostuvo.

"Este es el momento de encontrar razones de realismo, confianza y esperanza, que nos permitan enfrentar juntos esta difícil situación", concluyó.

Fuente: Agencia EFE