volvieron de áfrica en ese estado

El Vaticano investiga casos de religiosas embarazadas

Las monjas de diferentes congregaciones, dejaron sus comunidades religiosas para dedicarse tiempo completo a cuidar a sus hijos. Hay al menos dos denuncias formales, pero estiman que puede haber más. Intentan establecer si están vinculadas a abusos.
Comparte

El Vaticano está investigando varios casos de religiosas que volvieron embarazadas de su trabajo misionero en África. Según informa la Gazzetta del Sud, las mujeres pertenecían a dos congregaciones diferentes de Sicilia, pero ambas llegaron en estado a su vuelta a Italia.

Una de ella, de origen africano y de 34 años, asegura que no se enteró de que estaba embarazada hasta que acudió a un hospital por un fuerte dolor abdominal. Tras el parto, la mujer decidió abandonar la Orden para dedicarse a tiempo completo a cuidar del pequeño.

No obstante, los hechos no pasaron desapercibidos en la comunidad de Militello Rosmarino, a la que pertenecía, ya que ahora se encuentra en el punto de mira mediático y bajo investigación por instancias superiores de la Iglesia.

Con todo, el alcalde de la localidad dice que se siente "decepcionado" por cómo se gestionaron las noticias alrededor de la orden, pero asegura que "el buen nombre del centro no está en duda".

La segunda monja que volvió embarazada era la madre superiora a cargo del cuidado de los ancianos de la ciudad de Ispica, en el sureste de Ragusa. También supo que esperaba un bebé cuando ya estaba en una fase avanzada del embarazo. Al igual que la otra monja, abandonó la institución para dedicarse a la maternidad y regresó a Madagascar, su país de origen.

Hace cuatro años se reportó el primer caso en Italia. Ocurrió en Rieti, donde una monja también resultó embarazada sin conocerse los detalles de cómo había ocurrido. La mujer, de origen salvadoreño, dio a luz a un niño. Previo a este embarazo, en el 2011 un caso parecido había resultado mediático en todo el país tras conocerse que una monja, de 40 años de edad, había sido violada por un sacerdote.

En esta ocasión, la mujer inicialmente no quiso reconocer al bebé, pero cambiaría de opinión dos meses después, iniciando una larga batalla legal. La resolución acabó dictaminando que la madre tenía derecho a repensar si reconocía o no a su hijo, recuperándolo tres años y medio más tarde de una pareja de Macerata a la que se le había dado la custodia.


Fuente: agencias