el 22 de septiembre cumple dos años

El Vaticano ratifica su intención de renovar el acuerdo con China

Después que funcionarios chinos hablaran de "éxito", el cardenal Parolin afirmó que se tomó "una dirección que vale la pena continuar, incluso si los resultados no fueron tantos". El pacto sobre el nombramiento de obispos rige hasta octubre, aclaró.
Comparte

El Vaticano quiere renovar con China el acuerdo provisional que firmaron en 2018 y que entre otras cosas trata del nombramiento de obispos, que ha sido motivo de conflicto entre ambas partes, según confirmó este lunes el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, en declaraciones a los medios italianos.

Parolin ha subrayado que el acuerdo provisional entre la Santa Sede y China todavía no ha concluido, sino que está vigente hasta el próximo octubre, y que la intención de ambas partes es renovarlo, según las mencionadas fuentes.

Pietro Parolin hizo esta afirmación tras las declaraciones que llegaron de China recientemente que hablaban del "el éxito" de la experiencia.

En el Vaticano, sin embargo, fueron más cautos. "Incluso si los resultados no fueron tantos -dijo Parolin- me parece que fue una dirección que vale la pena continuar".

"El acuerdo no expiró todavía -explicó el purpurado-, lo hará en el mes de octubre, vencerán los dos años desde el momento en que entró en vigencia y fue firmado, por lo tanto no se cumplió todavía".

Cuando se le preguntó si hay buenas perspectivas para la renovación, agregó: "Si, creo realmente que sí, nuestra intención es que se prolongue, que se siga adoptándolo 'ad experimentum'. ¿Si hay la misma intención también de parte de ellos? Pienso y espero que sí, incluso si estos primeros resultados no fueron tantos, pero me parece que se marcó una dirección que vale la pena continuar y luego se verá".

"Con China, nuestro interés actual es normalizar lo más posible la vida de la Iglesia, hacer que la Iglesia pueda vivir una vida normal, que para la Iglesia católica es también tener relaciones con la Santa Sede y con el Papa, y luego naturalmente todo esto también con un trasfondo de convivencia pacífica, de búsqueda de la paz y de superación de las tensiones".

El anuncio de Pekín en los últimos días estaba en la misma línea: el acuerdo provisorio entre China y el Vaticano, de 2018, sobre el nombramiento de obispos, "fue implementado con éxito en los últimos dos años, gracias a los esfuerzos conjuntos", había declarado el vocero del ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian, subrayando que "desde el comienzo del año las dos partes se apoyaron mutuamente en la lucha contra el Covid-19, empeñadas en mantener en conjunto la seguridad sanitaria pública global y acumulando mayor confianza y consenso recíproco a través de una serie de interacciones positivas".

Las dos partes, agregó, "seguirán manteniendo un estrecho contacto para mejora ulteriormente las relaciones bilaterales"

El Vaticano y China firmaron en septiembre de 2018 un acuerdo provisional sobre el nombramiento de obispos, un pacto histórico pues ambos Estados no tienen relaciones diplomáticas desde 1951.

El Vaticano no detalló entonces el contenido del acuerdo, pero sí dijo que trataba de "el nombramiento de obispos, un asunto de gran importancia para la vida de la Iglesia" y creaba "las condiciones para una colaboración más amplia a nivel bilateral".

Los lazos diplomáticos entre China y el Vaticano son oficialmente inexistentes desde 1951 por la excomunión por parte de Pío XII de dos obispos designados por Pekín, a lo que las autoridades chinas respondieron con la expulsión del nuncio apostólico, que se asentó en la isla de Taiwán.

China, por su parte, tiene su propia Iglesia Patriótica Católica desde 1949, cuando Mao Zedong estableció en Pekín la República Popular China.

Las relaciones entre ambos Estados han vivido un cierto acercamiento con el pontificado de Francisco y ambas partes han manifestado en diversas ocasiones su voluntad de mejorar sus lazos.

Fuente: EFE / ANSA