será en octubre en roma

El Vaticano reconoce resistencias ante el Sínodo de la Amazonía

El cardenal Hummes dice que hay quienes "se sienten amenazados porque creen que sus proyectos e ideologías no serán respetados", aunque eso es un "concepto erróneo". Bolsonaro ya lo consideró "una interferencia".
Comparte

El Vaticano reconoció que hay resistencias "dentro y fuera de la Iglesia" al Sínodo de la Amazonía, que se hará en Roma en octubre para debatir sobre la problemática pastoral y social de la región, y convocó a un "discernimiento para saber cómo comportarse" frente a las oposiciones.

A menos de cinco meses del inicio de la reunión convocada por el Papa Francisco del 6 al 27 de octubre, el cardenal brasileño Claudio Hummes, designado relator general del encuentro, consideró que el sínodo "está generando resistencias y conceptos erróneos". 

"Algunos se sienten amenazados porque creen que sus proyectos e ideologías no serán respetados", planteó el purpurado en una entrevista con la revista jesuita La Civilta Cattolica, publicada el lunes.

"Por encima de todo, yo diría, aquellos proyectos de colonización de la Amazonía animados hasta la fecha por un espíritu de dominación y robo: ir a explotar y luego irse con las valijas llenas, dejando atrás la degradación y pobreza de los lugareños, que están empobrecidos y con el territorio propio devastado y contaminado", agregó el cardenal brasileño.

Hummes apuntó que "la industria, la agricultura y muchas otras formas de producción están diciendo cada vez más que su actividad es sostenible. Pero ¿qué significa realmente ser sostenible?"

"Significa que todo lo que extraemos o devolvemos al suelo como residuo no debe impedir que la tierra se regenere y permanezca fértil y saludable", afirmó Hummes.

En esa línea, el cardenal planteó que "es muy importante reconocer estas resistencias tanto en la Iglesia como fuera de ella, por ejemplo, en los gobiernos, en las empresas y en todas partes. Debemos discernir cómo comportarnos frente a estas oposiciones, saber qué hacer".

El sínodo generó controversias en la relación entre el Vaticano y Brasil, luego de que el gobierno de Jair Bolsonaro criticara públicamente la convocatoria hecha por el pontífice y la considerara "una interferencia".

"Los intereses económicos y el paradigma tecnocrático son adversos a cualquier intento de cambiar y están listos para imponerse con la fuerza, violando los derechos fundamentales de las poblaciones en el territorio y las normas de sostenibilidad y protección de la Amazonia", advirtió Hummes, de cara al encuentro convocado para octubre. 

Y completó: "Pero nosotros no debemos rendirnos. Será necesario indignarse, no de forma violenta, pero sí de forma decisiva y profética".


Fuente: Télam