Recoge textos de Ratzinger sobre Europa

Elogioso prólogo de Francisco para un nuevo libro de Benedicto XVI

El pontífice elogia el libro "La verdadera Europa, identidad y misión" de su predecesor, editado con motivo de los 50 años de las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y la Unión Europea. Define la obra como impregnada de realismo y esperanzadora.
Comparte

Acaba de salir el libro "La verdadera Europa, identidad y misión", el cual recopila una selección de textos de Joseph Ratzinger sobre Europa y que se ha elaborado con motivo del 50º aniversario de las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y la Unión Europea, y cuyo prólogo está firmado por el Papa Francisco.

“Con la claridad, la accesibilidad inmediata y la profundidad que lo caracterizan, el Papa emérito esboza aquí magníficamente la ‘idea de Europa’ que, sin duda, inspiró a sus padres fundadores y está en el corazón de su grandeza, y cuya ofuscación definitiva conduciría a su decadencia global e irreversible”, explica el pontífice en el texto, que ha sido publicado por Il Corriere della Sera.

“En la base de Europa, de su creatividad, de su sana prosperidad y, ante todo, de su humanidad“, continúa Francisco, “está el humanismo de la Encarnación”.

Sin embargo, advierte que “más allá de tantas palabras y proclamas altisonantes, en la Europa actual se está perdiendo cada vez más la idea del respeto a toda vida humana, a partir de la pérdida de la conciencia de su carácter sagrado, es decir, desde el oscurecimiento de la conciencia de que somos criaturas de Dios”.

Asimismo, el Papa señala que, a lo largo de los años, “Benedicto XVI no ha tenido temor a denunciar con gran valentía y clarividencia las múltiples manifestaciones de esta dramática renuncia a la idea de creación, hasta las actuales y últimas consecuencias, descritas de forma absolutamente clara y convincente” en el libro.

Un texto que, para Francisco, si bien está “impregnado de un gran realismo”, no se queda “en el pesimismo y la tristeza”, ya que contempla la esperanza de que “el hombre está inquieto hasta que encuentra a Dios”.

Fuente: Agencias