"mártires" por exponerse

En Italia ya son 50 los sacerdotes muertos por el coronavirus

Desde el 20 de marzo murieron diez y solo en la diócesis norteña de Bérgamo hubo 20 bajas. La mayoría tenía más de 70 años pero seguía activo dada la escasez del clero y la urgencia sanitaria en el país. El más joven tenía 45 años.
Comparte

En estas semanas de una epidemia que todavía parece seguir creciendo en Italia, no solo mueren médicos y enfermeras, sino también sacerdotes. Eran cincuenta, hasta el 22 de marzo. Casi todos se concentraron en el norte del país y, principalmente ancianos, pero también algunos más jóvenes. De sus escasas biografías se desprende que, a pesar de la edad avanzada, no pocos seguían activos, de diversas maneras, para compensar la disminución del clero.

Según datos facilitados al periódico de la Conferencia Episcopal Italiana, Avvenire, se llegó a la cifra de 50 sacerdotes fallecidos por causa del coronavirus en 20 días. La mayoría de ellos son presbíteros mayores de 70 años. Desde el viernes 20 de marzo han fallecido 10 sacerdotes.

De los fallecidos, 20 son de la diócesis de Bérgamo (la más golpeada), 6 de la diócesis de Parma, 4 son de la arquidiócesis de Milán, 4 de la diócesis de Cremona, 4 de la diócesis de Lodi, 3 de la diócesis de Pesaro, 2 de la diócesis de Piacenza-Bobbio y 2 de la diócesis de Brescia.

Asimismo, en las diócesis de Nuoro, Pavía, Trento, Bolzano-Bressanone, Reggio Emilia-Guastalla, Casale Monferrato, Tortona, Salerno-Campagna-Acerno, Vallo della Lucania ha fallecido 1 sacerdote en cada una.

De los curas católicos fallecidos hasta el momento, el más joven es el padre Sandro Brignone, de 45 años, de la diócesis de Salerno. En cambio, el más anciano es el padre Mario Cavalleri, de 104 años, de la diócesis de Cremona.


Fuente: Vida Nueva / ACI