Miércoles 17.04.2024

Iniciativa de la arquidiócesis de Nueva York

Trata: en la catedral San Patricio, una imagen alerta sobre este drama

"Dejen libres a los oprimidos" es la consigna asociada a la escultura de Santa Josefina Bakhita. Buscará crear conciencia sobre el impacto global de este flagelo en la sociedad y la vulnerabilidad en la que se encuentran las comunidades latinas.
Comparte

La arquidiócesis de Nueva York acaba de develar la escultura de Timothy Schmalz titulada "Dejen libres a los oprimidos" (Let the Oppressed Go Free), una obra de arte que representa a Josephine Bakhita, patrona de las víctimas de la trata de personas. Schmalz es un destacado artista canadiense, reconocido por sus poderosas esculturas que invitan a la reflexión y abordan temas de índole social.

La inauguración de la escultura tuvo lugar este viernes durante una misa por el Día de San Patricio, ya que San Patricio también fue víctima de la trata de personas. El tráfico humano es un problema global que afecta a millones de seres humanos en todo el mundo.

“Esta escultura se ubicará al lado de la estatua de la Virgen de Guadalupe ya que América Latina es un lugar común en donde ocurre esta tragedia”, explica el sacerdote Enrique Salvo, rector de la catedral de San Patricio. Se espera que la nueva escultura sirva como un recordatorio de la lucha en curso contra el tráfico humano e inspire a la comunidad a tomar medidas para prevenir este delito.

Según el Informe sobre Trata de Personas 2020 publicado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, América Latina es una región de origen, tránsito y destino para la trata de personas. El informe identificó varios países de la región como particularmente problemáticos, incluidos Brasil, Colombia, México, Perú y Venezuela. El informe señaló que la trata con fines de explotación laboral y sexual sigue siendo la forma más frecuente de trata de personas en la región (fuente).

Asimismo, el domingo 19 de marzo, a las 11:15 am, se celebrará un encuentro con la prensa, durante el cual el Cardenal Timothy Dolan impartirá la bendición a la escultura y tanto el benefactor de la obra como el artista, Timothy Schmalz, estarán disponibles para entrevistas.

Titulada "Dejen libres a los oprimidos" (Let the Oppressed Go Free), es una escultura en donde se observa a Santa Josefina liberando a unas 100 figuras de víctimas de la trata de todas las edades y grupos étnicos. Este trabajo de arte es una vívida representación de cómo la trata de seres humanos puede afectar a cualquiera. La escultura retrata la trascendental escena donde Santa Josephine Bakhita libera a las víctimas, desde las profundidades de la tierra, a través de su lucha contra este terrible flagelo.

La catedral de San Patricio recibe unos seis millones de visitantes al año, lo que la convierte en un importante lugar donde se cultiva la sensibilización. También, la catedral recuerda que San Patricio, patrono de la catedral y de la arquidiócesis de Nueva York, fue, él mismo, una víctima de la trata de personas cuando pasó por el infortunio de ser secuestrado por piratas y luego vendido como esclavo en Irlanda a una edad temprana. "Al igual que Santa Josefina Bakhita, San Patricio es alguien a quien podemos orar en nombre de todas las víctimas", explica Salvo. "A través de la oración y la acción, la Iglesia se compromete a poner fin a esta tragedia".

El sacerdote describe la escultura como una obra dotada de belleza, impactante y poderosa, como todo buen trabajo de arte orientado a crear conciencia, "La razón de ser de esta obra de arte, propiamente, es crear conciencia sobre el terrible flagelo de la trata de seres humanos, tan frecuente y al mismo tiempo tan fácilmente olvidado por todos nosotros", afirma el Padre. Hay millones de personas afectadas por el tráfico humano en todo el mundo, en muchos ámbitos de nuestra sociedad, y es importante que todos pongamos de nuestra parte para fomentar la sensibilización.

Fuente: Agencias