Por cuarta vez en el país del este europeo

En Ucrania, La Caravana por la Paz pide protección para los objetores

Los referentes de 175 organizaciones italianas católicas y laicas llevan artículos de primera necesidad y fondos para ayudar a los objetores "que se niegan a matar". Piden a las autoridades rusas y ucranianas respetar el derecho a la no agresión.
Comparte

La Caravana por la Paz, bajo la sigla de "Stopwarnow", se encuentra por cuarta vez en Ucrania, con el objetivo de llevar cercanía y ayudas concretas de cara al invierno, a la población afectada por la guerra desatada el 24 de febrero por la invasión rusa de Ucrania.

El convoy, organizado por 175 organizaciones italianas católicas y laicas, no sólo reparte alimentos, medicinas y mantas, sino que esta vez también tiene un objetivo social, a saber, establecer vínculos de cooperación con organizaciones ucranianas que creen en una alternativa al uso de las armas y apoyar a los objetores de conciencia, que a menudo se enfrentan a juicios e investigaciones por su negativa a portar armas.

Para comprender los detalles de esta nueva misión, nos comunicamos telefónicamente en Kiev con el padre Renato Sacco, consejero nacional de Pax Christi, quien señaló que el objetivo de esta cuarta caravana, con respecto a las tres ya realizadas, es estar junto a los que rechazan el conflicto. "De hecho, estamos coordinados por el Movimiento no violento y la asociación 'Un Ponte per' y en estos días nos encontramos con expresiones de movimientos no violentos ucranianos", relata el sacerdote.

El apoyo es para los objetores de conciencia en juicio que, según el exponente de Pax Christi, “dan contenido a las palabras del Papa Francisco, que habla de una tercera guerra mundial que no debe ser alimentada”. Estas personas, en algunos casos, son consideradas traidores que no aman a su país. "Al igual que en Italia existe una ley que reconoce la objeción de conciencia – prosigue el sacerdote –pedimos que en Ucrania y Rusia se reconozca este derecho".

El padre Sacco siempre lleva un lazo verde en su ropa, que es el símbolo de los que en Rusia rechazan la guerra. Por ello, "Stopwarnow" exige que los Estados europeos reconozcan el derecho a la objeción y, junto con las comunidades cristianas, les abran las puertas. Para el sacerdote, es necesario no dejarse abrumar por la mentalidad bélica y la economía de guerra que lleva al odio.

El padre Sacco sugiere que se reconozca el estatuto de refugiado como primer paso para proteger a los objetores: "De este modo, muchos rusos y ucranianos se sentarían en la misma mesa para realizar lo que Tonino Bello llamaba la convivencia de las diferencias".

Con el fin de poner en marcha una serie de herramientas concretas para proteger a los objetores, Pax Christi y toda la Caravana por la Paz se han unido a la recaudación de fondos lanzada por un "Ponte per" para apoyar los gastos de quienes se oponen a la guerra y eligen la primacía de la objeción. Por último, el padre Sacco hace un repaso del contexto y las preocupaciones que se perciben en la capital ucraniana, Kiev:

"Aquí la guerra está lejos, ahora se libra en otro lugar, pero nos hicieron descargar una aplicación en nuestros teléfonos móviles avisándonos de que fuéramos a los refugios en caso de bombardeo. En este caso, el panorama puede empeorar tras el referéndum sobre la anexión de los territorios ocupados y a causa del continuo envío de armas".

Fuente: Vatican News