paraná, entre ríos

Polémica por dichos de un sacerdote al "exorcizar" la pandemia

Desde las escalinatas de la catedral el vicario de la arquidiócesis pidió orar a la Virgen del Rosario para que “así como hizo el milagro alejando a los indígenas”, lo repita con el Covid-19. Un movimiento social calificó el paralelismo de "racista".
Comparte

El vicario general de la diócesis de Paraná, Eduardo Tánger, protagonizó una peculiar ceremonia en el atrio de la catedral local, donde realizó una oración por el fin de la pandemia de coronavirus. Lo hizo frente a la imagen de la Virgen Nuestra Señora del Rosario en el día en que la ciudad entrerriana recordó los 207 años de su fundación.

No es la primera que se realiza un exorcismo en las escalinatas de la catedral. En 2010, durante el Encuentro Nacional de Mujeres en Paraná, otro sacerdote, José María Pincemín, también realizó un exorcismo para rechazar aquella convocatoria nacional en la ciudad.

Esta vez, Tanger realizó lo que denominó como “bendición deprecatoria contra la pandemia de coronavirus”.

Primero el vicario general dirigió sus ruegos a Dios. “Te rogamos, Señor, que escuches con bondad nuestras plegarias, para que, aunque justamente somos afligidos por nuestros pecados y padecemos la epidemia del coronavirus, por la gloria de  tu nombre misericordiosamente nos libres de esta pandemia, para que, expulsada por tu poder, no haga mal a nadie y deje en paz y tranquilidad a nuestros campos, pueblos, ciudades y a nuestros hogares, a fin de que todos los frutos que hacemos sirvan y den gloria a tu nombre, a tu majestad, y ayuden a nuestra necesidad”, expresó.

Apenas rodeado por unos poquísimos fieles –están canceladas las misas con fieles por la pandemia de coronavirus-, Tanger pidió a Dios que maldiga a "esta peste del coronavirus que nosotros pecadores rechazamos”.

“Y ahora hacemos un exorcismo: te expulso pestífera epidemia del coronavirus”, invocó el sacerdote.

“Para que te alejes rápidamente de nuestros campos, pueblos, ciudades, de nuestros hogares, y no permanezcamos más en ellos, y que te vayas a otros lugares en los cuales no puedas hacer daño a nadie. De parte de Dios todopoderoso, de toda la corte celestial y de la Iglesia santa de Dios que te expulsa”, agregó.

Luego, al momento de la súplica a la Patrona de la ciudad, se arrodilló en un atril y pidió: “Que Ella aleje también la pandemia del Coronavirus”.

Tras solicitar un momento de silencio, requirió que la comunidad pida que “Nuestra Señora del Rosario, fundadora y patrona de Paraná, así como hizo el milagro cuando llegó aquí, alejando a los indígenas por intercesión del primer párroco, el cura Montiel, y también en un momento de sequía” aleje ahora “esta pandemia”.

El Movimiento Social de los Trabajadores (MST) repudió las expresiones del vicario general. “En plena pandemia y con acciones masivas en todo el mundo contra el racismo, no podemos permitir estos mensajes de odio, así como no podemos permitir que se utilice una fecha histórica para imponer un pensamiento religioso sobre nuestro pasado. Rechazamos la autorización otorgada por el Ministerio de Gobierno y Justicia, para realizar dicha actividad, y exigimos un pedido de disculpas público por parte del gobierno. Como también que se empiece un camino de  reconocimiento de la historia real, que incluye el genocidio de nuestros pueblos originarios y que tiene que ser desde una perspectiva reparadora”, señalaron.

Fuente: Agencias