Miércoles 23.06.2021

AMÉRICA: CONTENCIÓN RELIGIOSA EN PANDEMIA

Evangélicos apelan a la OEA para declarar “prioridad vital” el culto

Lo hizo el pastor Rubén Proietti, de la alianza cristiana regional, al describir las dificultades que afrontan por las restricciones. El secretario general de la organización, Luis Almagro, los animó y destacó el rol de las iglesias en la crisis.
Comparte

El pastor argentino Rubén Proietti, presidente Alianza Evangélica Latina (AEL), pidió ayuda a la Organización de Estados Americanos (OEA) para que los servicios religiosos en los templos sean considerados “no solo esencial, sino prioritariamente vital” al describir las dificultades que afrontan por las restricciones al culto en varios países de la región, incluida la Argentina.

Proietti, también presidente de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA), hizo esta petición en el marco de un diálogo virtual “La OEA, postpandemia y la resiliencia en las Américas”, en el que participó el secretario general de la OEA, Luis Almagro. Actividad que dio especial énfasis al rol de las iglesias en tiempos de pandemia, y que se enmarcó en el acuerdo firmado en marzo entre AEL y el organismo regional.

Almagro habló acerca de la importancia de la resiliencia en los Estados de América. “Las personas resilientes salen positivamente de los traumas, sin negar la vulnerabilidad, el sufrimiento y el vacío”, sostuvo.

Además aseguró que la “única manera de sobrellevar mejor la situación es a través de un trabajo en conjunto”. En ese sentido el secretario general de la OEA valoró el trabajo realizado “desde las iglesias a favor de las personas en situación de vulnerabilidad” y animó a los líderes cristianos “a seguir por el mismo sendero”.

En nombre de AEL, Proietti consideró “importante” el papel de las iglesias en la actual crisis sanitaria, y pidió la ayuda de la OEA para que la actividad en los templos sea “considerada no solo esencial, sino prioritariamente vital”.

En ese sentido, el presidente de ACIERA aseguró que frente a los efectos que provoca esta pandemia, “las iglesias evangélicas también padecen dichos efectos”. Y enumeró algunos de los más destacados: “Cierre de templos por no poder afrontar los alquileres, el desempleo y el aumento de la pobreza, fallecimientos de muchos pastores en donde las comunidades de fe deben seguir sin ellos, los protocolos que restringen la libertad religiosa frente a otras actividades ante las cuales no hay control.”

Proietti destacó que, no obstante, “la iglesia evangélica avanza atendiendo esas problemáticas en lo mental, emocional y espiritual” y mencionó que se pusieron “templos a disposición para atención de casos leves por Covid-19 (ejemplo: Argentina poniendo a disposición 1.298 camas)”.
“Hay templos abiertos para la vacunación contra el Covid-19 (como en Costa Rica). La distribución de miles de viandas con bolsones de comida, voluntarios a disposición como agentes de salud y sociales, contención a familiares y enfermos graves por Covid-19”, detalló sobre la accionar pastoral en la mayoría de los países latinoamericanos.

Almagro dijo que “es preocupante” el déficit en cuanto al acceso a vacunas contra el Covid-19 en toda la región. “Esta es una urgente necesidad que debe tener una pronta solución. Ningún país estará seguro hasta que todos los países estén seguros. Nos unimos al llamado para el aumento masivo de la producción de vacunas”, abogó.

Por su parte, Proietti enfatizó que la postpandemia será el gran desafío que enfrentará el mundo, dado que habrá que transitar un proceso de aprendizaje que debe ayudar a “planificar juntos entre los gobiernos y organismos internacionales como lo es la OEA, en donde las iglesias evangélicas cumplen un rol de contención, asistencia humanitaria y por sobre todo el comunicar mensaje de esperanza”.

El referente evangélico hizo esta afirmación en alusión a la esencialidad de las actividades religiosas que incluyen el pedido de vacunación para los que ofician ceremonias eclesiásticas, atención espiritual y contención de su feligresía.

Fuente: AEL