tras restricciones a la libertad religiosa

Evangélicos lamentan que Suiza "pisotee" su tradición de tolerancia

Ante la prohibición de realizar los tradicionales bautismos por inmersión, dos iglesias independientes de la región llevaron el reclamo ante un comité de la ONU. Aseguran que Ginebra está “dañando su reputación como capital de los derechos humanos".
Comparte

La Alianza Evangélica Suiza (SEA-RES) y su sección en Ginebra, la Réseau évangélique de Genève (REG), expresaron su solidaridad con las dos iglesias evangélicas independientes que apelaron ante el tribunal de Ginebra después de que se rechazaran sus solicitudes de permiso para bautizar en playas públicas.

Dijeron que están "sorprendidos de que Ginebra, la capital de los derechos humanos, esté adoptando un enfoque tan restrictivo y excluyente de la libertad religiosa".

Siguiendo una tradición bien establecida en las iglesias evangélicas independientes, inspiradas en los bautismos públicos del Nuevo Testamento, las iglesias organizan cada año ceremonias de bautismo de adultos por inmersión en el lago de Ginebra.

“En el pasado, estas ceremonias pacíficas, que suelen tener lugar los domingos por la mañana cuando hay poca actividad, se beneficiaban de la aprobación explícita o tácita de las autoridades. Este ya no es el caso desde este verano”, lamentó la Alianza Evangélica Suiza. “A dos iglesias miembros de la Alianza Evangélica se les negó recientemente el permiso para celebrar sus bautizos en playas públicas”.

De acuerdo con la Ley de laicidad del Estado (Loi sur la Laïcité de l'Etat, 2008), los eventos religiosos en terrenos públicos solo pueden autorizarse en casos excepcionales. Sin embargo, después de que se aprobó su entrada en vigor, el cantón había prometido que adoptaría un “enfoque tolerante” y continuaría permitiendo los bautismos tradicionales en el lago. Además, tras una denuncia en 2019, el tribunal judicial del cantón de Ginebra también consideró que autorizar actos de culto “solo en casos excepcionales” era una “restricción desproporcionada que difícilmente es compatible” con la jurisdicción federal.

A finales de 2021, el Tribunal Supremo Federal de Suiza eliminó de la ley el término “en casos excepcionales”, recordando que la libertad de creencias garantiza el derecho a manifestar la propia religión colectivamente en público.

En sus respuestas negativas a las dos iglesias libres, el Estado invocó la aplicación del decreto de aplicación de la Ley de Laïcité (Règlement d'application de la LLE). “Esto originalmente tenía la intención de determinar qué comunidades continuarían beneficiándose de las contribuciones voluntarias de los contribuyentes de Ginebra. Ahora esta regulación, con su trámite de registro ante el Estado, se convierte también en un requisito para el acceso a otros derechos, como el acceso al espacio público para actividades de culto”.

Sin embargo, “tal práctica es contraria a las normas internacionales sobre libertad religiosa: de hecho, el ejercicio de la libertad religiosa, incluida la libertad de manifestar la propia fe colectivamente y en público, es un derecho fundamental”, afirma la Alianza.

“Lamentamos que Ginebra esté pisoteando su tradición de tolerancia y dañando su reputación como capital de los derechos humanos”, afirma Stéphane Klopfenstein, Director Adjunto de la RES. Con respecto a la denuncia presentada por las dos iglesias ante el tribunal de Ginebra, el presidente de REG, Thierry Bourgeois, dijo: “Confiamos en el poder judicial y confiamos en que recordará al Estado de Ginebra sus obligaciones”.

El tema de la libertad religiosa y el acceso a la esfera pública en el cantón de Ginebra también fue abordado en un apartado del informe presentado hoy al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNHRC) de cara al Examen Periódico Universal de Suiza en 2023.

Este informe conjunto de SEA-RES y Freikirchen.ch (la federación de iglesias evangélicas libres suizas) también cuenta con el apoyo de la Alianza Evangélica Europea y Mundial. La Alianza Evangélica Suiza (SEA-RES) representa a alrededor de 250.000 cristianos evangélicos en Suiza, 45.000 de ellos en la zona francófona del país.

Fuente: PD