Tras las críticas al documento pontificio

Fernández: “No reducir el texto a pequeñeces eclesiásticas”

El arzobispo platense y “teólogo” papal lamenta que se hayan centrado las expectativas en ese punto, cuando el documento aborda los muchos problemas que la Iglesia debe afrontar en la región. “Sería un error acallar la voz profética de este texto”, alerta.
Comparte

El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, pidió no reducir a “pequeñeces eclesiásticas” la exhortación postsinodal “Querida Amazonía”, del papa Francisco, al reflexionar sobre los planteos suscitados a raíz de que no hubo una referencia a la ordenación de algunos hombres casados en el texto pontificio de reciente aparición.

“En este punto no se supo recoger una preocupación que Francisco expresó varias veces: pensar en soluciones demasiado clericales ante los problemas de la sociedad y de la Iglesia en Amazonia. Él ha insistido más bien en enfrentar las carencias y dificultades dando lugar, con mayor audacia, a una Iglesia ‘marcadamente laical’”, diferenció en una nota.

“Algunas personas progresistas, durante el Sínodo, lamentaban que las expectativas se concentraran en los viri probati en lugar de mirar con mayor amplitud los caminos que necesita la Iglesia en Amazonia. Se trata de dar mayor autoridad a los laicos, y en todo caso de acompañarlos para que puedan llevar las riendas de la Iglesia en Amazonía”, sostuvo.

El prelado platense consideró que “Querida Amazonía” es un texto “suficientemente bello, quizás el más bello de los que ha escrito Francisco. También es marcadamente profético, en partes inusualmente duro en su crítica social", y destacó que la exhortación postsinodal “complementa al documento sinodal (final) sin anularlo".

"Por primera vez una exhortación apostólica no se constituye es una interpretación del Documento conclusivo del Sínodo ni en una restricción de sus contenidos. Sólo es un marco complementario de ese documento", destacó.

Monseñor Fernández subrayó que el documento plasma "los dolores y las angustias de Francisco" y advirtió que sería un error “acallar la voz profética de este texto para la sociedad, para la política, para los movimientos sociales, sólo porque no se detiene a hablar de los viri probati".