En la audiencia general de este miércoles

Finalmente, el Papa aplica distancia social y no saluda a los fieles

Es para evitar contagios, tras confirmarse casos positivos de Covid-19 entre los miembros de la Guardia Suiza. Pidió disculpas a los presentes en el Aula Pablo VI, por no poder acercarse como lo hace habitualmente. No utilizó barbijo.
Comparte

Finalmente, el Papa Francisco renunció a saludar personalmente a los fieles al final de la audiencia general para evitar aglomeraciones y contagios de coronavirus y les pidió disculpas por tener que hacerlo desde la distancia.

"Como hago normalmente yo querría bajar y acercarme a ustedes para saludaros pero con las nuevas prescripciones es mejor mantener las distancias y a los enfermos los saludo de corazón desde aquí", dijo el pontífice desde su trono en el aula Pablo VI del Vaticano. Una vez más no usó barbijo, aunque en el Vaticano y en Italia es obligatorio su uso, tanto en espacios cerrados como abiertos.

El Papa retomó las audiencias generales de los miércoles con los fieles el pasado 2 de septiembre, después de seis meses por el confinamiento.

Y en esta ocasión por primera vez no pasó por el pasillo central para saludar a los fieles de la platea, como suele hacer normalmente, y al final tampoco recorrió la primera fila.

Al término de su catequesis el pontífice argentino valoró que los cientos de fieles que lo escuchaban mantuvieran la distancia física y les pidió disculpas por no podemos acercarse a ellos.

"Sucede que cuando yo bajo todos vienen y entonces se agrupan y el problema es que hay peligro de contagio. Por eso cada uno con la mascarilla y manteniendo la distancia podemos seguir adelante con las audiencias", explicó.

Y agregó: "Discúlpenme si hoy los saludo desde lejos pero creo que si todos como ciudadanos cumplimos las prescripciones de las autoridades, esto será una ayuda para acabar con esta pandemia. Gracias", dijo, suscitando el aplauso de sus fieles.

Al igual que en la audiencia del miércoles de la semana pasada, Francisco, de 83 años, no llevó la mascarilla, aunque en esta ocasión sí la usaban algunos de sus colaboradores, aunque no todos.

Al término del encuentro saludó de cerca a algunos miembros de la Curia, algunos sin protección, y después el pontífice desinfectó sus manos con gel.

El Papa Francisco no ha aparecido aún en público con un barbijo y sólo se lo había visto usarlo a principios de septiembre dentro del coche que lo trasladaba en el Vaticano.

Este miércoles sí que se ha visto a los miembros de la Guardia Suiza con tapabocas, después de que el Vaticano confirmara que cuatro de ellos dieron positivo por coronavirus.

Las palabras del pontífice se dan en un momento en el que los casos de contagios en Italia van al alza. Ayer se rozaron los 6.000, cifras que no se registraban desde marzo, en los peores momentos de la pandemia, aunque en la actualidad se hacen más pruebas.

Fuente: Agencias