Francisco admitió sentir miedo por los discursos de líderes populistas

Dijo que le recuerdan los años 30 del siglo pasado, en una implícita alusión a la época del ascenso del nazismo en Alemania y el fascismo en Italia. Criticó a quienes fomentan el miedo a la inmigración y enarbolan un supuesto "choque de civilizaciones".
Comparte

El Papa Francisco afirmó que le dan "miedo" los discursos populistas por recordarle a los años 30 del siglo pasado, en implícita alusión a los tiempos de ascenso del nazismo y el fascismo. "Dan miedo los discursos que algunos líderes de las nuevas formas de populismo y me hacen sentir los discursos que sembraban miedo y odio en la década del 30 del siglo pasado", hseñaló.

Francisco hizo estas consideraciones durante su participación en el encuentro 'El Mediterráneo, frontera de la paz' organizado en Bari (región de Apulia sur de Italia) por la Conferencia Episcopal italiana en el participan 59 obispos llegados de 20 países de la región. Se trata de un minisinodo al que el Papa puso punto final después de tres días de trabajos sobre las amenazas y el futuro del Mediterraneo.

"En este epicentro de profundas líneas de ruptura y de conflictos económicos, religiosos, confesionales y políticos, estamos llamados a ofrecer nuestro testimonio de unidad y paz", señaló. Así, arremetió contra la guerra en general que "destina los recursos a la compra de armas y la fuerza militar, desviándolos de las funciones vitales de una sociedad, como el apoyo a las familias, a la salud y a la educación".

"En otras palabras, es una verdadera locura, porque es irracional destruir casas, puentes, fábricas, hospitales, matar personas y aniquilar recursos en vez de construir relaciones humanas y económicas", añadió.

En otro momento de su alocución denunció cómo frente a los flujos migratorios hay cierta "sensación de miedo que lleva a elevar las defensas frente a lo que se presenta de manera instrumentalizada como una invasión" . "La retórica del choque de civilizaciones sólo sirve para justificar la violencia y alimentar el odio",agregó.

Por eso, evidenció "la hospitalidad y la integración digna" como etapas de un proceso difícil, pero imprescindibles porque "es impensable poder enfrentarlo levantando muros". A este respecto invitó a no aceptar nunca "que quien busca la esperanza cruzando el mar muera sin recibir ayuda o que quien viene de lejos sea víctima de explotación sexual, sea explotado o reclutado por las mafias".

Fuente: agencias