En una audiencia con el primer ministro libanés

Francisco anima al Líbano: "Es un país por el que vale la pena luchar"

El Papa se reunió por 20 minutos con el premier Najib MIkati, a quien aseguró su oración, cercanía y trabajo para un esfuerzo común internacional que ayude a esa nación a salir de la crisis. Un eventual viaje papal todavía permanece entre paréntesis.
Comparte

Hernán Reyes Alcaide

"Líbano es un país por el que vale la pena luchar". Con esa frase, que reitera por enésima vez la cercanía del pontífice a la nación medio-oriental, el papa Francisco recibió este jueves en el Vaticano al nuevo premier libanés, Najib Mikati, que asumió en septiembre pasado el cargo por tercera vez para buscar sacar al país de la crisis económica y política que atraviesa.

"Líbano es un país, un mensaje, y también una promesa, por la que vale la pena luchar", planteó el Papa tras la reunión de 20 minutos.

En esa línea, según informó el Vaticano, Jorge Bergoglio lamentó los momentos "feos y difíciles" que atravesó el país y de asegurar su oración, cercanía y trabajo para un esfuerzo común internacional que ayude al Líbano a levantarse.

El premier libanés le obsequió al Papa un ladrillo de la iglesia melquita de San Salvador, gravemente dañada durante la explosión que azotó a la capital Beirut en agosto de 2020.

Mikati, de 65 años, asumió en septiembre el cargo que ya ocupó por unas semanas en 2005 y luego entre 2011 y 2014, en medio de una situación económica agravada por la pandemia por la que, por ejemplo, la tasa de pobreza aumentó del 25% en 2019 al 74% en 2021. El Vaticano espera una estabilización de la situación para pensar una eventual visita del Papa.

Multimillonario de lazos con el establishment local e internacional, al punto de ser el hombre más rico del país, Mikati formó el nuevo gobierno con el apoyo de los principales partidos confesionales neoliberales en el poder.

Mikati, del Islam sunita, accedió a su tercer mandato al frente de un Gabinete en el que se dividen cristianos y musulmanes, y que tiene como una de sus prioridades reiniciar las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para obtener un paquete de rescate financiero.

En julio, en una intervención con la que cerró la jornada de oración dedicada a la paz en el Líbano por la que reunió en el Vaticano a los líderes cristianos del país, Francisco había convocado a los representantes de las Iglesias locales a no darse por "vencidos" en su reclamo para la superación de la crisis.

"No nos demos por vencidos", había sido el reclamo papal el 1 de julio junto, cuando pidió el fin de las "injerencias" extranjeras y convocó al diálogo a los musulmanes para "construir juntos un futuro".

En abril, Francisco había expresado su deseo de visitar el Líbano "tan pronto se den las condiciones" durante una audiencia privada en el Vaticano con el primer ministro designado libanés, Saad Hariri, que luego falló al formar Gobierno.

Fuente: RD