su pontificado duró solo 33 días

Francisco aprueba el milagro para la beatificación de Juan Pablo I

Albino Luciani, el Papa de la sonrisa, será beato gracias al milagro reconocido por el Vaticano de la curación de una niña argentina en 2011. Con este nuevo paso estarán en los altares todos los Papas desde el Concilio Vaticano II.
Comparte

El papa Juan Pablo I, cuyo pontificado duró solo 33 días, será beato, después de que Francisco aprobase el decreto que reconoce un milagro por su intercesión y relativo a la curación de una niña argentina, informó hoy el Vaticano.

¿Qué supone este paso? Que todos los Papas del Concilio Vaticano II y posteriores (Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II) estarían en los altares. Con la excepción, claro está, de los dos pontífices vivos: el emérito (Benedicto XVI) y el actual, Francisco.

Albino Luciani nació en 1912, fue elegido Papa el 26 de agosto de 1978, se lo conoció como "el Papa de la sonrisa" y falleció improvisamente 33 días después, por lo que su pontificado fue uno de los más breves de la historia.

El milagro por el que Luciani será proclamado beato se refiere a la supuesta curación inexplicable de una niña argentina que padecía una patología cerebral grave.

Lo periodista y vicepostuladora de la causa para la canonización, Stefania Falasca, anunció hace algunas semanas en el diario religioso "Avvenire" que el consejo médico que examinó el caso de la niña argentina "dictaminó por unanimidad que la curación era científicamente inexplicable".

La causa de canonización de Albino Luciani se abrió en noviembre de 2003, veinticinco años después de su muerte y terminó en noviembre de 2017 con el decreto sancionado por el papa Francisco, que proclamó las virtudes heroicas de Juan Pablo I.

A fines de noviembre de ese mismo año finalizó también la investigación diocesana iniciada en 2016 en la diócesis argentina de Buenos Aires en la que se examinó el "milagro" por intercesión del Papa Luciani en 2011.

Para que el papa Luciani fuera declarado santo más adelante se necesitaría probar su intercesión en un nuevo milagro.

LA NIÑA EN ESTADO GRAVE QUE SANÓ

El milagro se trata de la curación de una niña de 11 años en Buenos Aires el 23 de julio de 2011, que padecía "encefalopatía inflamatoria aguda severa, enfermedad epiléptica refractaria maligna, shock séptico" y que para entonces estaba al final de su vida.

El cuadro clínico de la niña era muy grave, caracterizado por numerosas crisis epilépticas diarias y un estado séptico causado por una bronconeumonía.

La iniciativa de invocar al Papa Luciani la había tomado el párroco de la parroquia a la que pertenecía el hospital, del que era muy devoto, se detalló en la información oficial del Vaticano.


Fuente: EFE / Telam / RD