ACUDE A LA SEDE DE CÁRITAS ROMA

Francisco en la Ciudadela de la Caridad: "Todos somos vulnerables"

Ante personas que son asistidas allí por la organización católica, el Papa sugirió: “Continúen juntos, ayudándose unos a otros, porque esto hace bien al corazón”. También animó a los voluntarios a ayudar desde la propia vulnerabilidad.
Comparte

El papa Francisco visitó este viernes las oficinas de Cáritas de Roma, donde se encontró con los voluntarios y con las personas a las que se presta ayuda. “Ayudar bien sólo se hace desde la propia vulnerabilidad, es el encuentro de diferentes heridas”, afirmó en su visita.

El Santo Padre llegó a las 16 (hora de Roma) a la Ciudadela de la Caridad, donde se encuentra la sede de Cáritas Roma, acompañado del cardenal Angelo de Donatis, vicario de Roma, el obispo Gianpiero Palmieri, y el padre Benoni Ambarus, Director de Cáritas de Roma.

Enseguida el pontífice visitó la Capilla “Santa Jacinta”, donde oró brevemente. Posteriormente, el Papa se dirigió al Centro Dental, el Emporio de la Solidaridad y el Comedor, donde lo esperaban personas que son atendidas por este organismo diocesano, a quienes animó: “Continúen juntos, ayudándose unos a otros, porque esto hace bien al corazón”.

En la sala de juntas, el obispo de Roma se encontró con 220 personas que reciben atención en la Ciudadela de la Caridad y con voluntarios de Cáritas, en representación de todas las obras diocesanas y parroquiales, a quienes luego de escuchar la intervención del director de Cáritas de Roma, Benoni Ambarus, y algunos testimonios, dirigió un breve discurso.

“Para trabajar en Cáritas es necesario reconocer esa palabra, vulnerabilidad, hacerla carne en el corazón; venir a pedir ayuda y decir soy vulnerable. Y ayudar bien sólo se hace desde la propia vulnerabilidad, es el encuentro de diferentes heridas, de diferentes debilidades, pero todos somos débiles y todos somos vulnerables”, aseguró.

“Es más, dijo el Papa, incluso Dios se hizo vulnerable por nosotros, es uno de nosotros y ha sufrido: no tenía casa donde nacer, ha sufrido la persecución, escapó a otro país, migrante, ha sufrido la pobreza. Dios se ha hecho vulnerable”.

Es por ello, agregó el Santo Padre que podemos tener intimidad con Jesús, porque es uno de nosotros itinerante, caminar con Jesús en la vida, porque tenemos la misma identidad: vulnerable, amados y salvados por Dios. “No podemos ayudar a los pobres, no podemos acercarnos a los pobres a distancia. Debemos tocar, tocar las heridas; son las heridas de Jesús. Pero es misterioso: cuando tocas esas heridas, te das cuenta de las tuyas. Y esta es la gracia que nos dan los pobres, la gracia que nos da la vulnerabilidad de los pobres: saber que nosotros también somos vulnerables. Esto es hermoso, porque significa que también nosotros necesitamos salvación, necesitamos que alguien nos diga una buena palabra: los voluntarios, incluso los sacerdotes”.

El Santo Padre ya había visitado la Cáritas de Roma con motivo de la apertura de la Puerta Santa de la Ciudadela de la Caridad, al inicio del Jubileo de la Misericordia. Esta nueva visita se enmarca en las celebraciones del 40º aniversario de la institución.

Fuente: Agencias