por primera vez

Francisco llevó el idioma romaní a la fiesta de la patrona de Eslovaquia

El lenguaje de los gitanos se oyó en el santuario nacional de la Virgen de los Dolores, algo que nunca antes sucedió. Fue una de las cuatro lenguas junto con el inglés, alemán y húngaro en que se leyó la oración de los fieles durante la misa.
Comparte

El idioma romaní, que habla la minoría gitana, se oyó hoy por primera vez en la celebración de la Virgen de los Dolores, la patrona de Eslovaquia, en el santuario nacional de Sastín, donde el papa Francisco concluyó hoy con una misa solemne su visita de cuatro días al país centroeuropeo.

El romaní fue una de las cuatro lenguas, junto al inglés, alemán y húngaro, utilizado en las plegarias tras la homilía de papa, y en esa plegaria se pidió "un cambio de corazón de los cristianos", para que "ayuden a gente en apuros y sean testigos de la verdad".

Fue una de las cosas que Francisco también demandó a los obispos durante su homilía, cuando -dejando el texto escrito- improvisó unas palabras en las que pidió a los purpurados a no encerrarse en sus problemas y ocuparse más de los necesitados.

"Un obispo enfermo hace una comunidad enferma", dijo Francisco con tono exigente a los numerosos miembros del episcopado eslovaco y checo presentes, como es tradicional en esta festividad.

La misa, por su parte, fue oficiada en latín y en eslovaco.

Francisco visitó este martes el gueto gitano de Lunik IX en Kosice, la segunda ciudad del país, donde en 1981 se creó un barrio gitano propio y donde la inmensa mayoría de sus habitantes, unos 4.500, hasta hoy no logran salir de la pobreza.

"Será muy necesario tomar este mensaje y actuar, porque no ha hablado al aire sino a nosotros, y no solo nosotros a los obispos, sino a toda la gente", señaló hoy en rueda de prensa el obispo de Kosice, Bernard Bober.

"Todos están de acuerdo en que la línea que ha elegido Francisco es una gran bendición", agregó el obispo que tiene a su cargo el trabajo pastoral con la comunidad gitana de su ciudad.


Fuente: EFE