A un año del derrumbe de un puente en Génova

Francisco pide a los genoveses que no pierdan la esperanza

"No dejen que se la roben. Continúen apoyando a los que han sido más afectados", solicitó en una carta dirigida a los habitantes de Génova, donde hace un año murieron 43 muertos al colapsar el puente Morandi.
Comparte

El papa Francisco envió una carta a los ciudadanos de Génova en el primer aniversario del derrumbe del puente Morandi que dejó 43 muertos y que evidenció un problema de mantenimiento técnico en las infraestructuras italianas.

"No pierdan la esperanza, no dejen que se la roben. Continúen apoyando a los que han sido más afectados", pidió el pontífice, que visitó esa ciudad para mostrar su cercanía con las familias de las víctimas y las desplazados.

La misiva fue publicada en el periódico local 'Il Secolo XIX' un día antes de que se cumpla un año del colapso del puente Morandi.

"Quiero decirles que no los he olvidado, que he rezado y rezo por las víctimas, por sus familias, por los heridos, por los desplazados, por todos ustedes, por Génova. Ante acontecimientos de este tipo, el dolor por las pérdidas sufridas es punzante y no es fácil de aliviar, como lo es la sensación de no resignación ante una catástrofe que se podría haber evitado", escribió el pontífice.

Asimismo reveló que no tiene "respuestas prefabricadas" y que nunca bastan las palabras. Y especificó :"Tenemos que llorar, callarnos, preguntarnos por la razón de la fragilidad de lo que construimos y, sobre todo, tenemos que orar".

Así invitó a los genoveses a no dejar que los acontecimientos de la vida "rompan los lazos que tejen" la comunidad, ni que "borren la memoria" de lo que ha hecho que la historia de Génova sea "tan importante y significativa".

De este modo, el Papa invitó a contemplar a Dios como "una cercanía, una presencia que acompaña, que no nos deja solos". Y recomendo: "Miremos a Él, confiémosle nuestras preguntas, nuestro dolor, nuestra ira".

Francisco también destacó los "grandes gestos de solidaridad" de los genoveses tras la tragedia cuando han sabido "estar al lado de los más necesitados".

Así, subrayó: "Cuanto más conscientes somos de nuestra debilidad, de la precariedad de nuestra condición humana, más redescubrimos la belleza de las relaciones humanas, de los lazos que nos unen, como familias, comunidades, sociedad civil".

"Después de una gran tragedia que ha herido a vuestras familias y a su ciudad han podido reaccionar, levantarse, mirar hacia adelante. No pierdan la esperanza, no dejen que se la roben. Continúen apoyando a los que han sido más afectados", concluyó.

Fuente: Europa Press