antes de la audiencia general

Francisco subió a chicos refugiados a bordo del papamóvil

Invitó a ocho menores que llegaron a Italia en barco o por los corredores humanitarios procedentes de Siria, Nigeria y Congo. Al final de la audiencia, saludó a los recién llegados de Libia y a organizaciones que los asisten.
Comparte

El Papa Francisco llevó en su papamóvil, en un recorrido por la plaza de San Pedro previo a una audiencia general, a ocho niños refugiados que llegaron a Italia en barco o a través de los pasillos humanitarios organizados por Naciones Unidas. 

Durante el tradicional recorrido en papamóvil por la plaza de San Pedro para saludar a los fieles, Francisco invita en algunas ocasiones a grupos de niños a que lo hagan con él en el vehículo. 

Esta vez el grupo era especial, pues se trataba de niños procedentes de Siria, Nigeria y Congo que llegaron a Italia el pasado 29 de abril desde Libia gracias a la iniciativa pasillos humanitarios de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Gobierno italiano, informó el Vaticano. 

Con este programa se ha conseguido evacuar a más de 2.500 migrantes vulnerables de Libia.

Los otros niños llegaron en un barco a Italia hace algunos meses y "han sido acogidos junto con sus familias en el centro de la asociación Mondo Migliore y la cooperativa Auxilium.

El Papa al final de la audiencia saludó a la delegación de la ONG Save the Children Italia y a varios centros de acogida en Roma, así como a los "refugiados procedentes de Libia" presentes el miércoles en la plaza de San Pedro.

En la audiencia, conclulyendo su catequesis sobre el Padrenuestro, el Papa advirtió que el diablo es como un "león furioso" y que "todos" son susceptibles de "caer en la tentación".

"No basta pedir a Dios que no nos deje caer en la tentación, sino que debemos ser liberados de un mal que intenta devorarnos. La oración cristiana es consciente de la realidad que le rodea y pone al centro la súplica a Dios, especialmente en los momentos en el que la amenaza del mal se hace más presente", dijo.

El pontífice dejó claro que con la doble súplica dentro del Padrenuestro 'no nos dejes caer en la tentación' y 'líbranos del mal' se evidencia que se trata de "una oración filial" y "no una oración infantil". "No está tan exaltada por la paternidad de Dios como para olvidar que el camino del hombre está lleno de dificultades", ha destacado el pontífice.

Así ha constatado que solo del perdón de Jesús surge "la paz" que -según ha remarcado es "más fuerte que todo mal".


Fuente: EFE / DPA