Hacia un cambio cultural

Por: José María del Corral

Comparte

*Director de Scholas Occurrentes*

La Tierra ya está demasiado caliente. Las grietas se multiplican en los campos, en las instituciones y en los pueblos. Aún así, la muerte no es lo más grave. Más grave aún es la esterilidad, que aumenta cada vez y no sólo en los viejos jardines naturales o en las sociedades “desarrolladas”, desérticas y envejecidas, sino primero, menos visible y más silenciosamente, en el pensar, el sentir y el actuar de la especie humana.

El futuro de la vida, en todas sus expresiones, hoy -como nunca- está en peligro. Pero escribió Hölderlin, poeta amado del Papa Francisco: “donde abunda el peligro crece lo que salva”...

La semilla de Scholas se sembró en plena crisis argentina, se cultivó en la diócesis de Buenos Aires desde el año 2001, con Jorge Bergoglio –entonces arzobispo de la ciudad– como padre y testigo, pero brotó al mundo en 2013, cuando Bergoglio asumió su pontificado y la lanzó como fundación pontificia. Fundación responsable de generar otra educación y, por lo tanto, otra cultura, y que lo hace reuniendo a la juventud del mundo en sus diferencias para alcanzar juntos no la igualdad, sino la unidad, la Cultura del Encuentro. Hoy, casi una década después, el Papa Francisco reconoce en Scholas no una fundación, sino una comunidad, y la nombra Movimiento Pontificio, comunidad de comunidades que comparten una manera de enseñar y de habitar el mundo: escuchando, creando y celebrando la vida.

Scholas celebró el pasado 19 de mayo la creación de su Escuela Laudato Si’, una experiencia mundial que reunió en Roma a jóvenes de 12 países de Latinoamérica y Europa, que continuará su camino en cada una de las realidades de sus alumnos, en la escucha y la transformación de sus comunidades y acabará, luego de un año, en el Amazonas colombiano. Francisco les agradeció y compartió a todos: “Para que Laudato tenga rigor real, hace falta poesía y coraje. Defender la naturaleza es defender la poesía de la creación y Scholas, organizado así, con esa fraternidad entre ustedes, tiene esa capacidad de crear poesía y de cambiar. Ahora lo tienen en sus manos, que no sea demasiado tarde, creo que hay que trabajar”.

El movimiento pontificio Scholas Occurrentes inauguró su nueva escuela, mundial e itinerante, soñando encarnar en diferentes realidades el espíritu de San Francisco, capaz de encontrar en lo más pequeño lo más grande y de cantar agradeciéndole a la vida su don.