India: Ahora desalojan un orfanato de las Hermanas de la Madre Teresa

Las autoridades indias niegan a las religiosas la renovación de una concesión demanial de un terreno en el estado de Uttar Pradesh, donde las Misioneras de la Caridad regenteaban una casa para infancias abandonadas.
Comparte

Las Misioneras de la Caridad se vieron obligadas a cerrar uno de sus hogares para niños huérfanos, en el estado indio de Uttar Pradesh, debido a un desalojo ordenado por el Ministerio de Defensa de la India, informó la agencia AsiaNews.

El nuevo año, que ya había comenzado para las Hermanas de Madre Teresa con la revocación de la licencia para recibir donaciones del exterior, continúa así con otro grave obstáculo para sus obras, planteado por vía burocrática en uno de los más de 240 centros que gestiona la congregación religiosa en la India.

En el distrito de Kanpur las Misioneras de la Caridad se vieron obligadas el 3 de enero a suspender las actividades en el establecimiento Shishu Bhawan, una de las casas donde reciben a niños abandonados, obra que todos asocian de inmediato con la memoria de la Madre Teresa.

La decisión, -explica la agencia de noticias promovida por los misioneros del PIME, el Instituto Pontificio para las Misiones Extranjeras-, se tomó a raíz de un procedimiento legal iniciado por el Departamento de la Propiedad del Estado de la India, ya que el edificio se encuentra en un terreno que había sido vendido a un particular con una concesión de 90 años que venció en 2019.

Este particular lo cedió luego en 1968 a las Hermanas de Madre Teresa, para que abrieran el orfanato. Pero ahora la oficina del Ministerio de Defensa que administra los bienes del Estado se niega a renovar la concesión. E incluso pide a las hermanas que paguen una multa de 20 millones de rupias (unos 240 mil euros) por utilizar la propiedad en los últimos dos años.

Esta amenaza económica, sumada a la incertidumbre provocada por el bloqueo de donaciones del exterior, habría decidido a las Misioneras de la Caridad a no emprender acciones legales para resistir la medida y entregar la estructura al Estado.

“En los últimos 53 años -recuerda el ’Indian Catholic Forum- el Shishu Bhawan de Kanpur acogió y entregó en adopción a 1500 niños, respetando siempre los procedimientos establecidos por la ley. También ofreció ayuda a otros miles de personas necesitadas, como leprosos, madres abandonadas e hijos de migrantes que trabajan en el campo de la construcción.

La Oficina de la Propiedad del Estado parece no querer ver el servicio desinteresado que ofrecen las hermanas a cualquier persona que lo necesite, independientemente de su casta o credo.

Los últimos 11 niños que se encontraban en el centro fueron trasladados a los Shishu Bhawan de las ciudades de Allahabad, Varanasi, Bareilly y Meerut. Pero, ¿qué pasará con las 1500 familias que adoptaron niños de este centro? Para ellos, esta estructura era como una Nanihal (la casa de la abuela), y para los huérfanos que crecieron allí y hoy ya están casados, el Shishu Bhawan era el hogar familiar".

El obispo de Lucknow, monseñor Gerald Mathias declaró a AsiaNews: “Estoy profundamente entristecido por esta noticia. Si hubieran querido, sin duda la concesión podría haberse renovado, ya que las hermanas se ocupan de los huérfanos y de los más necesitados, sirviendo a los más pobres de los pobres. A pesar de la fama internacional de la Madre Teresa, ni el gobierno ni el ejército mostraron comprensión o apoyo con esta obra y estaban felices de desalojarla”.

“En los últimos tiempos, añadió el prelado, las Misioneras de la Caridad han recibido ataques en Gujarat y Jharkhand. Después llegó la revocación del permiso para recibir donaciones del exterior. Son episodios que indican un camino peligroso. Atacan a los cristianos porque son una comunidad que ama la paz. Sólo podemos esperar que prevalezca el sentido común y la situación mejore".

Al mismo tiempo, en el Estado de Gujarat sigue adelante el juicio contra la casa de las Misioneras de la Caridad, acusada de "conversiones forzadas" de las niñas y de "ofender los sentimientos religiosos hindúes".

El tribunal de Vadodara pidió a la policía que "se abstenga de arrestar" a las religiosas al menos hasta el 10 de enero, cuando está prevista una nueva audiencia sobre el caso.

Fuente: Agencias