a los 83 años

Irán: Muere Yusef Saneí, el gran ayatola crítico del sistema

En los 90 llegó a ser considerado "fuente de imitación", rango más alto de los chiítas. Fue conservador hasta 2009, cuando apoyó al movimiento verde y se convirtió en crítico del sistema de la República Islámica.
Comparte

El gran ayatolá reformista iraní Yusef Saneí, que en 2009 apoyó al movimiento verde de Irán y se convirtió en crítico del sistema de la República Islámica, falleció este sábado en un hospital de la ciudad santa de Qom.

Saneí fue hospitalizado el viernes en el hospital Nekuí de Qom, tras fracturarse una mano y la pelvis y falleció el sábado a los 83 años.

La web oficial de Saneí informó que de acuerdo a su testamento, debido a la pandemia de COVID-19 no se celebrará ninguna ceremonia funeraria.

Aunque posteriormente cambió su postura y se convirtió en crítico del sistema y se esforzó para una reforma, durante el liderazgo de Jomeiní fue conservador y una figura muy cercana al fundador de la República Islámica, Ruholá Jomeiní.

En la década de los 80 fue elegido por Jomeiní como miembro del poderoso Consejo de Guardianes y posteriormente como fiscal general de Irán; asimismo fue miembro de la primera Asamblea de Expertos formada tras el establecimiento de la República Islámica en 1979.

En la década de los 90 tras publicar su primer libro de jurisprudencia islámica se convirtió en fuente de imitación, el rango clerical más alto en la rama chií del islam.

En las polémicas elecciones de 2009 que acabaron en fuertes protestas duramente reprimidas, Saneí criticó el sistema del país por lo ocurrido y apoyó al líder del movimiento verde, Mir Hosein Musaví, que tras las elecciones fue detenido y en la actualidad se encuentra en prisión domiciliaria.

Tras esas criticas de Saneí, varias de sus oficinas en el país fueron atacadas y cerradas por los voluntarios islámicos, cuando Irán estaba bajo el mandato del presidente Mahmud Ahmadineyad, competidor de Musaví en las elecciones de 2009.

En enero de 2010, la Asociación de Profesores Teológicos de Qom conocidos como Yameye Modarresin, declaró que Saneí ya no estaba cualificado para ser una fuente de imitación.

En el área de los derechos de las mujeres, el difunto tenía opiniones diferentes que la mayoría de los demás gran ayatolás, como ejemplo, la condición de ser un hombre para tener autoridad religiosa o para ser juez o en todos los cargos del sistema del país.

Fuente: EFE