FIESTA Y ESPÍRITU

JESUS ES EL INVITADO DE HONOR

Por: María Montero

Comparte

Árboles de Navidad de todas formas, medidas y colores. Luces en las vidrieras con ofertas para todas las edades. Y hasta las importadas propuestas de black Friday, sold out y only now llegan ahora para convertir al protagonista de la fiesta, en un invitado invisible.

Nace el Niño dios, y su presencia debería hacer que el mundo se detenga de tanto apuro por los regalos, la organización de las reuniones familiares, la comida y las despedidas del año.

El pequeño niño, casi imperceptible, llega con su luz a iluminar la oscuridad en la que está sumida la humanidad. No se lo ve. Pero está ahí, presente en el anciano que pide una moneda en la calle, en el joven que no encuentra camino más que en la droga o el alcohol. O tal vez más cerca, en el padre, hermano, hijo, que necesita un abrazo o sólo ser escuchado con amor. El llamado de la Navidad es la voz de dios que pide abrir el corazón y compartir nuestra vida con los demás. Si planeamos una fiesta, que no se nos olvide, reunirnos en torno a Jesús, darle gracias, re- conocer que El es el invitado de honor. Porque la buena Noticia es que llega al mundo para que vivamos en justicia, verdad y paz.