Judíos e islámicos asistieron a los peregrinos

Comparte

La nueva edición de la Jornada Mundial confirmó el buen clima interreligioso que se vive en Panamá y que, destacan sus protagonistas, llega a la colaboración fraterna en diversos aspectos. La sinagoga Kol Shearith Israel alojó a cincuenta peregrinos polacos. El rabino Gustavo Kraselnik, responsable del templo, dijo que la sinagoga tiene una larga historia de trabajo comunitario con la población católica de la ciudad y que por ello decidieron aportar “su granito de arena” para este gran acontecimiento de la Iglesia católica. A su vez, alumnos de la escuela islámica Ismael Mankda distribuyeron 15 mil botellas de plástico a los peregrinos que pasaban delante de la imponente mezquita Jummah Masjid. “Con el calor que hace, el agua fría fue un verdadero tesoro”, dijo el sheij del templo. Judíos e islámicos, junto con referntes católicos, participaron de una rueda de prensa en la JMJ en la que contaron su experiencia de convivencia.