tragedia familiar en la calle ecuador

La AMIA expresó "profundo pesar" por las cinco víctimas del incendio

La mutual judía dio su condolencias a los seres queridos de las personas fallecidas. También confirmaron que son miembros de la colectividad. El equipo de emergencia Jevra Hatzalah integrado por voluntarios de la comunidad fue el primero en llegar.
Comparte

Los cinco fallecidos en el incendio que se desató hoy en el séptimo piso de un edificio del barrio porteño de Recoleta, cuyas causas aun se desconocen, son miembros de una familia de la comunidad judía, tres de los cuales menores de edad, informaron fuentes vinculadas a la colectividad.

“Con profundo pesar, expresamos nuestras condolencias a los seres queridos de las personas fallecidas en el terrible incendio de esta madrugada, en el edificio de la calle Ecuador. Deseamos la pronta recuperación de los heridos de esta tragedia que entristece a toda la sociedad”, manifestaron desde la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

"Se trata de la familia Jabbaz, de la que fallecieron cinco miembros. El padre de la familia, Ioni Jabbaz, se encuentra intubado en terapia intensiva", informó la Agencia Judía de Noticias (AJN).

El presidente de AMIA, Amos Linetzky, había confirmado a Télam más temprano en el lugar que "hay cinco víctimas que son de la colectividad" judía como consecuencia del incendio en el edificio de 14 pisos ubicado en Ecuador al 1.000, casi avenida Córdoba, por el cual se cortó el suministro de gas de manera precautoria en toda la cuadra.

Los tres niños fallecidos fueron identificados como Rafael, Orly y Ester Jabbaz, de entre 5 y 7 años de edad. Por el lado de las mujeres, se confirmó el deceso de la madre de los menores, Sofia Kibudi, y una joven de 20 años que fue rescatada del mismo departamento. Otras fuentes confirmaron que es una de las hijas.

Por otro lado, el padre de familia se encuentra internado en el hospital Rivadavia en grave estado. Allí fue intubado y presenta quemaduras en el rostro y otras partes del cuerpo. Acorde a lo trascendido, el hombre de 55 años fue quien salió de la vivienda para buscar ayuda cuando comenzó el incendio. Sin embargo, cuando quiso regresar para rescatar a la familia se descompensó, sofocado por el humo.

Además, 35 personas fueron asistidas por personal médico y derivadas a seis hospitales de la ciudad de Buenos Aires, según el titular del SAME, Alberto Crescenti.

El subcomandante Pablo Giardina, que encabezó el operativo, afirmó que "las cinco personas fueron rescatadas por personal de Bomberos de la Ciudad con vida e inconscientes, dadas las tareas que se hicieron en primera instancia. Fueron entregadas al personal médico del SAME, pero lamentablemente después llegaron muertos a los respectivos nosocomios”.

Por otro lado, vecinos de la comunidad judía se acercaban esta mañana al edificio para interiorizarse sobre lo ocurrido.

El edificio del incendio se encuentra cercano al tradicional barrio judío de Once, donde vive la mayor cantidad de familias judías ortodoxas de la Argentina. Los pequeños fallecidos estudiaban en la escuela Heijal Hatorá, ubicada a la vuelta del edificio donde se registró el incendio, en Ecuador entre Córdoba y San Luis. Además, la familia asistía a un templo que se encuentra a pocas cuadras del lugar.

El servicio de emergencia judío, primero en llegar

Jevra Hatzalah Argentina, el equipo de emergencias de la comunidad judía, fue el primer servicio en llegar al incendio.

Jevra Hatzalah es un equipo de 73 voluntarios que siempre están “activos y pasivos”, es decir, cada uno tiene su trabajo pero están siempre alertas. “Somos técnicos en emergencias médicas, desde la atención al paciente hasta el soporte. Hacemos capitaciones continuas acá y en el exterior. Tenemos una central de despacho. El primero que llegó a la escena fue un voluntario nuestro. Siempre le decimos a los miembros de la comunidad que primero nos llamen a nosotros y luego a los servicios de emergencia, porque nosotros siempre llegamos antes. Todos los voluntarios tienen en el auto una mochila con un desfibrilador, oxígeno, entre otros elementos de emergencia. Tenemos todos una radio y así nos comunicamos”, describió su presidente, Luciano Skef.

"Hace ocho años que estamos con la Fundación en funcionamiento y lo que hacemos es dar una respuesta pre hospitalaria y trabajamos mancomunadamente con la gente del SAME", dijo.

"Hasta el momento tenemos 65 voluntarios que están repartidos por distintos lugares de Capital Federal y cuando alguien nos llama por algún evento, pasamos el llamado por radio para ver quien está más cerca y disponible para contribuir y reportar rápidamente la situación. Nuestro promedio de llegada al evento es de 5 o 6 minutos más o menos", detalló.

"En el caso que sucedió hoy, las ambulancias del SAME respondieron rápido y no fue necesario ayudar con el traslado de la gente. Lo que sí se hizo es dar contención a los familiares que debieron soportar el incendio. En lo emocional, ayudamos hoy", señaló Skef.

Y concluyó: "Ya conseguimos un hotel con varias habitaciones en la zona de Once para que la gente que no puede volver al edificio porque no tiene luz o porque les cortaron todos los servicios, tengan donde estar".


Fuente: Agencias