Miércoles 16.01.2019

OPINIÓN - PABLO CORBILLÓN (Delegado del arzobispo para la Vicaría de Educación)

La búsqueda compartida de respuestas

Comparte

En estos días, la innovación está muy presente en los medios, en las búsquedas de la ciencia y en la sociedad en general.
Es característico también creer que las respuestas que hemos alcanzado hasta ahora no cubren como esperamos las necesidades y los deseos, y por eso, seguimos buscando soluciones a los distintos problemas de los que estamos teniendo conciencia. A diferencia de otros tiempos donde las respuestas alcanzadas o la concreción de los avances era a un ritmo más sereno, hoy sentimos que las respuestas están pendientes o no son lo suficiente para nuestras demandas y es por eso es que buscamos por caminos distintos estas respuestas. Antes bastaba que cada uno buscara su respuesta, pero eso hoy no es suficiente.

Somos cada vez más conscientes de la complejidad de los problemas, por lo que una sola persona o un solo grupo no alcanzan a abarcar todas sus caras. La búsqueda requiere un nuevo camino que es el intercambio, las miradas entrecruzadas, una comprensión amplia y progresiva. Hoy es necesario el aporte de cada uno para ir avanzando en la construcción de una mejor respuesta.

Por lo tanto, la verdadera innovación no será tanto lo ingenioso o inteligente de las respuestas, sino que estará en el camino compartido, en el redescubrir los problemas desde los distintos ángulos y articular respuestas y caminos para alcanzarlas.

La innovación requerirá entonces de las distintas personas y sus capacidades, de aprender a jerarquizar juntos los problemas y las soluciones para ir madurando una respuesta sostenible. El camino es la sinergia en las búsquedas y en el construir de las respuestas. Sabemos que todo avance será un paso en el camino hacia lo mejor, pero que nunca alcanzaremos el horizonte. En el camino nos necesitamos, porque sabemos que el avance será rápido en la mirada, pero lento en la maduración de lo alcanzado.

El propósito será entonces que juntos hagamos la respuesta que nos dejará no sólo un modo mejor de vivir, sino que nos regalará, sin saberlo, el haber vivido el camino a la respuesta en comunidad.