reapertura después de diez semanas

La Explanada de las Mezquitas volvió a ser habilitada a los fieles

Miles de musulmanes acudieron desde a madrugada a las puertas de ese lugar sagrado de Jerusalén, donde están la Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al Aqsa. Estuvo 70 días vedados a los fieles, algo que no ocurría desde la Edad Media.
Comparte

La Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, que alberga la Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al Aqsa, tercer lugar más sagrado para el Islam, ha reabierto este domingo sus puertas al público después de 70 días de cierre por la crisis sanitaria.

Miles de fieles acudieron a las tres y media de la madrugada (0.30 GMT) a las puertas del emblemático lugar, en la Ciudad Vieja amurallada de Jerusalén, en territorio palestino ocupado, tras más de dos meses sin poder hacerlo, para el primer rezo del día, media hora más tarde.

Decenas de personas se agolparon en Bab al Qattanin, una de las puertas que da al zoco del barrio musulmán, al grito de: "Sacrificamos nuestras almas y nuestra sangre por Al Aqsa. Alá es el más grande".

El acceso se ha desarrallado sin incidentes, con fuertes medidas de seguridad israelíes, especialmente tras el suceso violento de este sábado en la Ciudad Vieja en el que policías mataron a un joven palestino con problemas mentales desarmado, que no paró cuando le dieron el alto, y que hacía temer que pudieran darse hoy incidentes violentos.

Horas después del primer rezo y antes de la siguiente llamada del muecín, que será después del mediodía, la atmósfera en la Ciudad Vieja era tranquila, con unos pocos fieles accediendo al complejo para orar individualmente o en familia.

Según ha explicado a Efe Aouni Bazbaz, director de los guías del lugar, la Explanada se mantendrá abierta en el horario habitual, y también se puede acceder a las mezquitas que están dentro, especialmente Al Aqsa, así como a la Cúpula de la Roca, con las limitaciones marcadas por el coronavirus en el interior de los edificios: no más de 50 personas y el mantenimiento de la distancia de seguridad.

En el patio abierto, donde reza la mayoría de personas, no hay límite de número, pero sí se exige mantener el distanciamiento físico.

El jeque Omar al Kiswani, director de Al Aqsa, ha alabado la paciencia de los fieles estos meses de espera, ha pedido que cumplan escrupulosamente con las medidas de distanciamiento, que quienes tengan síntomas no acudan a rezar y ha asegurado que el Waqf, autoridad islámica, está cumpliendo todas las indicaciones sanitarias para garantizar la salud de los fieles. "Esta es una mezquita para todos los musulmanes del mundo", ha recordado.

Estos 70 días han sido el periodo más largo desde la Edad Media, en concreto, desde la época de los Cruzadas, que el recinto ha estado cerrado a los fieles musulmanes, ha asegurado a Efe Bazbaz, quien ha añadido que se trata también del primer Ramadán (mes de ayuno musulmán) y el primer Eid al Fitr que se han celebrado sin ceremonias religiosas dentro.

Con la reapertura ha regresado también la polémica y la entrada en el recinto horas más tarde, en el horario permitido a las visitas, de un grupo de decenas de extremistas religiosos judíos, unos 75, protegidos por fuerzas de seguridad israelís, que ha derivado en percances que se han saldado con el arresto por parte de la Policía de al menos cuatro palestinos.

Fuente: EFE