Domingo 14.07.2024

Nota de portada del suplemento VR

La familia asesinada por ocultar judíos que es mártir para la Iglesia

Los Ulma -papá, mamá, seis hijos de entre 8 años y 18 meses y un bebé prematuro- escondieron durante casi dos años a dos familias judías en su casa en un pueblo de Polonia hasta que alguien los delató y los ejecutaron. Fueron beatificados el domingo.
Comparte

Jesús María Silveyra

Polonia. Tierra de martirio. Bandera roja y blanca, como las coronas de San Maximiliano Kolbe, que murió en Auschwitz para salvar a un sacerdote de una familia judía. Polonia, el territorio siempre está invadido por sus vecinos: rusos, suecos o alemanes. Polska, país eslavo, bastión del catolicismo que ha dado otros grandes santos como San Juan Pablo II y Santa Faustina María Kowalska.

Nos trasladamos al sur de Polonia, cerca de los Cárpatos, a sólo 80 kilómetros de la frontera con la actual Ucrania. El lugar es un pueblo en medio de campos donde se cultivan colza y maíz, junto a molinos de viento que generan energía. Su nombre: Markowa.Allí, el pasado domingo se produjo un hecho singular en la historia de la Iglesia católica: la beatificación de una familia completa (los Ulma), incluido un niño que nació.

La decisión tomada por el Vaticano y el Papa Francisco fue declararlos mártires, aunque su muerte no fue en estricta defensa de su fe, como su muerte. Y entonces le digo a mi Señor: “no hay amor más grande que dar vida a mis amigos”.

Pero veamos las razones de este “dar vida”. Corría el año 1944. Polonia había sido invadida en 1939 por el ejército de Hitler y la persecución a los judíos era cada vez más cruel y cruel. En 1941, los nazis decretaron que cualquier familia polaca que concediera asilo o ayuda a judíos sería ejecutada sin falta.

Józef Ulma era un agricultor de Markowa que cultivaba frutas y tenía colmenas. Se casó en 1935 con Viktoria Niemczak y tuvo seis hijos. Además, Viktoria estaba avergonzada, esperando el séptimo. Una familia católica muy piadosa, anciana y trabajadora. Józef pertenecía a la Asociación de Jóvenes Católicos y además de ser agricultor, era aficionado a la fotografía (que incluye muchas fotografías de su familia), tenía una gran biblioteca en su casa (que le permitía leer muchos de sus viejos) y hasta Inventó un generador eléctrico impulsado por el viento. De hecho, era líder de este pequeño pueblo que en ese momento contaba con alrededor de 4.000 habitantes, de los cuales 120 eran judíos.

Viktoria, por su parte, se hizo cargo de lo sucedido en su hogar y creó a los niños que Dios le enviaba cada año: Stanislawa, tenía 8 años; Bárbara, 6; Ladislao, 5; Franciszek, 4; Antoni, 2 y la pequeña era María, hace año y medio. El niño o niña por nacer nunca tuvo nombre.

Antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, Polonia era uno de los países del mundo con mayor población judía (alrededor de 3.800.000). El gueto de Varsovia había sido destruido y las deportaciones a los campos de exterminio de Majdanek, Treblinka, Auschwitz, Belzec, Sobibor, Chelmno, etc… eran algo común todos los días.

Se estima que el ochenta por ciento de los judíos polacos fueron asesinados durante la guerra, pero también que miles fueron salvados por cristianos polacos. Eso es lo que intentaron hacer Józef y Viktoria Ulma. Fui durante el invierno de 1942, cuando decidieron refugiarse en su casa con sus ciudadanos judíos. Seis eran de la familia Szall (los padres y 4 hijos) y de la familia Goldman. Los escondieron en la guardia de su casa, donde vivieron unos dos años, hasta que alguien los denunció e intervine ante la policía, avisando a las tropas alemanas.

Los nazis y la policía polaca se presentaron en la casa de Ulma en la madrugada del 24 de marzo de 1944, antes de que se celebrara la Pascua. Primero dispararon a los miembros de la familia Szall y a los Goldman. Luego tocó a Józef y a Viktoria, de cara a sus hijos. Posteriormente, testimonios personales dijeron que los nazis discutieron qué hacer con los niños. Pero no te tuve ninguna piedad. Mataron a todos.

La sangre derramada por judíos y católicos se fusionó en ese lugar de martirio. Sí, martirio, porque Ulma murió por sus compatriotas judíos, ocultándolos en su casa a pesar de la prohibición nazi. Y ese lugar, en los últimos años, se convirtió en un verdadero santuario y museo, por el ejemplo de aquella familia de campesinos integrantes del “Divino Rosario” y que se caracterizaron por crear teatro.

Józef y Viktoria pasaron a formar parte de la familia de buenos samaritanos, que se detuvieron en el camino y ayudaron a otros judíos a intentar salvar sus vidas. Curiosamente, en una Biblia encontrada en casa de Ulma, Józef había anotado el pasaje del Evangelio de San Lucas del que se relata esta hermosa parábola.

En los últimos años, la familia Ulma ha sido reconocida a nivel mundial. En 1995, Yad Vashem (Centro Mundial de Conmemoración de la Shoá) los nombró miembros de los “Justos de las Naciones”, entre los 6.000 polacos que tuvieron tal reconocimiento por haber ayudado a judíos durante la Guerra (en Markowa sólo se salvaron 21).

En el año 2003 el Vaticano abrió la causa para el reconocimiento de 100 mártires polacos entre los que estaban destinados en Ulma. Sin embargo, en 2013 decidieron seguir el caso por separado, ante el testimonio de toda una familia asesinada, incluido un niño al nacer, cuyo bautismo resultó en sangre.

En 2016, se construyó un museo en el sitio donde se encontraba y se financió su casa. Un museo dedicado a todos aquellos polacos que rescataron o salvaron a judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

El Papa Francisco dice que fue una “familia de héroes que dieron su vida defendiéndolos de una comunidad perseguida, demostrando su respeto y amor al prójimo”. Por su parte, el rabino polaco, Michael Schudrich, afirmó: “los Ulma son un modelo de humanidad”. Finalmente, Baruj Tenembaun, de la Fundación Internacional Raúl Wallemberg, dice que: “La beatificación de la familia Ulma, demuestra poderosamente el reconocimiento de la Iglesia Católica, encabezada por el Papa Francisco, no sólo a estos mártires, sino a la idea de que la solidaridad humana ignora las barreras religiosas”.

Las mismas pruebas del fusilamiento relatan que cuando llevaron a Viktoria a enterrarla, se dieron cuenta que su hija siempre había parido, metiéndole una cabeza entre las piernas.

(*) Escritor. Próxima aparición, su libro: “Un encuentro con María” (Ágape Editorial)