condenado a 6 años de cárcel por pederastia

La Fiscalía recurre la solicitud de apelación del cardenal Pell

La Justicia del estado australiano de Victoria presentó un recurso ante el Tribunal Superior para oponerse al pedido presentado por los abogados de Pell a mediados de septiembre, argumentando las razones por las cuales no debería admitirse.
Comparte

La Fiscalía del estado australiano de Victoria presentó un recurso ante el Tribunal Superior para oponerse al pedido de apelación presentado por el cardenal George Pell contra su condena a seis años de cárcel por pederastia. El documento, presentado la víspera, argumenta las razones por las cuales no debería admitirse a trámite del recurso de apelación.

Los abogados del cardenal Pell presentaron a mediados de septiembre una solicitud de apelación ante el Tribunal Superior, el último recurso para revertir la condena con el que cuentan, y este todavía tiene que pronunciarse sobre si la acepta o rechaza. Si el Tribunal Superior la admite a trámite, la defensa del exnúmero 3 del Vaticano, el jerarca de más alto rango de la Iglesia católica condenado por pederastia, deberá presentar un pedido formal de apelación de cara a un proceso que puede durar unos seis meses.

Se trata de la última oportunidad que tiene el cardenal de 78 años para que se anule su condena, en una compleja batalla legal que ha recibido atención mundial. Pell fue condenado en marzo a 6 años de prisión por cinco cargos de abusos sexuales a menores, incluido uno por penetración oral, cometidos contra dos chicos del coro de la catedral de St Patrick', en Melbourne, los años 1996 y 1997.

El 21 de agosto pasado, el Tribunal Supremo del estado de Victoria, con sede en Melbourne, desestimó la primera apelación de Pell contra la sentencia, al rechazar los argumentos del recurso interpuesto por los abogados del cardenal que cuestionaban la veracidad del testimonio de la víctima y la posibilidad de que el jurado pudiera haber dictado un veredicto más allá de la duda razonable.

Pell, encarcelado desde febrero, seguirá en prisión al menos hasta 2022, cuando podrá solicitar la libertad condicional, y permanecerá incluido en el registro de pederastas, a menos que prospere su apelación ante el Tribunal Superior. Las acusaciones de pederastia contra Pell salieron a la luz en 2015, cuando una de las víctimas denunció ante la Policía de Victoria que había sufrido abusos sexuales en dos ocasiones por parte del prelado poco después de que éste fuera nombrado arzobispo de Melbourne en 1996.

Fuente: RD