UN LIBRO REVELADOR

La fuerza de la fe en Natty

Comparte

Hay experiencias que vale la pena contar. Por qué creo en Dios es una biografía de Natty Petrosino a cargo del escritor Juan Ignacio Gilligan que incluye testimonios de personas cercanas a su obra, algunas de sus reflexiones y cartas de su autoría. Entre estas últimas hay algunas dirigidas a Jesús, a sacerdotes y consagradas de la Iglesia, a sus colaboradores y a su familia. Estas revelan cómo concibe su relación con Dios y cómo ese vínculo se manifestó en su servicio a lo largo de los años.

Entre otras experiencias que se recogen de las cartas, nos adentramos en la selva formoseña para encontrarnos con una población que padece de hambre y sed debido a la sequía. Están deshidratados, hace cincuenta grados al sol. Natty no encuentra razón para el sufrimiento de tantas personas a las que se encuentra ayudando y (como ella) padecen hambre y sed, pero de todas formas agradece a Dios por el alivio del calor que proporcionan las casas que construyeron.

Una de las cartas dirigidas a Jesús la escribe en una iglesia que reparó junto a mucha gente querida; piensa en ellos y agradece por el esfuerzo espiritual que realizaron para llevar a cabo la tarea.

En Mendoza, escribe que entiende el miedo que tiene una huarpe de llevar a su hija que está enferma al hospital y ve su alegría cuando se anima a hacerlo. Allí le agradece a Dios por haber inspirado a la madre a confiar en ella. Páginas después, la encontramos viajando a caballo doce horas para visitar a una querida comunidad. Al llegar encuentra a una mujer abrazada a sus hijos en el frío, en una choza de ramas. Siente un indescriptible dolor y el anhelo de construirles una casa.

“Nadie lo entendería, Natty. Por eso dicen que está loca”, le dice uno de sus voluntarios, José, de 19 años. “Y sí, creo que lo estoy –le confiesa Natty a Jesús-, pero por favor, Señor, nunca me vuelvas cuerda y siempre permitime ayudar a todos tus seres queridos”