Miércoles 12.06.2024

prelado emérito de Humahuaca

La Iglesia despide al obispo Olmedo, que vuelve a su tierra natal

Los obispos le expresan gratitud y destacan su cercanía con la comunidad prelaticia de Humahuaca. También confían en que no se olvidará de la Iglesia que lo recibió como "hermano, padre, amigo" tras cumplir su misión pastoral en el país.
Comparte

Los obispos que integran la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) enviaron una carta de despedida a monseñor Pedro Olmedo Rivero CMF, prelado emérito de Humahuaca, que regresa a su España natal tras cumplir su misión pastoral en el país.

“Conmovidos por la noticia de tu viaje, queremos expresarte a través de estas líneas nuestro reconocimiento por tu entrega como buen pastor en medio de nuestro pueblo, especialmente en la prelatura de Humahuaca, donde supiste ser un servidor generoso y siempre disponible para dar testimonio al Señor que te envió allí primero como sacerdote y luego como obispo prelado”, destacan.

“Nos vienen a la mente las palabras del Papa Francisco: ‘Por favor, no olviden estas cuatro cercanías: cercanía a Dios en la oración, cercanía a los obispos en el cuerpo episcopal, cercanía a los sacerdotes y cercanía al rebaño. Que el Señor los haga crecer en este camino de cercanía, para que puedan imitar mejor al Señor, porque Él siempre ha estado cerca y siempre está cerca de nosotros, y con su cercanía, que es una cercanía compasiva y tierna, nos lleva adelante’”, recuerdan.

Tras valorar que “con tu oración concreta y sencilla, te hiciste prójimo compasivo y tierno de tu pueblo”, aseguran: “Como San Pablo, supiste hacerte todo a todos llegando a tus hermanos para servirlos en todas las necesidades”.

“En tus años de sacerdote no sólo animaste las actividades pastorales de las parroquias encomendadas, sino que también fuiste agente sanitario, viajando para asistir a tus hermanos pobres de la puna y la yunga jujeña y salteña que carecían de las actuales posibilidades de traslado y atención médica”, puntualizan.

El Episcopado señala la cercanía de monseñor Olmedo con sus sacerdotes: “Has sido siempre testigo de sus necesidades y búsquedas, ayudándolos y animándolos, haciéndote presente entre ellos en los momentos de dolor, de dificultad o de sufrimiento. Era muy común escucharte que debías reemplazar a éste o aquel sacerdote que no podía estar en su parroquia para lo cual viajabas por horas para llegar a todos”.

“Cercano a tus hermanos obispos, nos regalaste con elocuencia tu capacidad de amistad para compartir con honestidad tu modo de ver las cosas. Recordamos con emoción tu fraternal vínculo de comunión con el inolvidable monseñor Marcelo Palentini, obispo de Jujuy, con quien ejerciste un pastoreo admirable en esa provincia, en tiempos complejos, siempre desafiantes”, memoran los obispos.

“Ahora regresás a España y nos dejás con la certeza de que tenemos una deuda de gratitud hacia vos, en primer lugar, por estos años de entrega y hacia tu congregación que te envió para hacer presente el Reino de Dios entre los fieles de la Prelatura de Humahuaca. Gracias Pedro. Te despedimos con un fuerte abrazo, deseándote un feliz reencuentro con los tuyos, sabiendo que nunca olvidarás a Humahuaca y a la Iglesia argentina que un día te recibió como hermano, como padre, como amigo”, concluyen.

La carta lleva las firmas del presidente de la CEA, monseñor Oscar Ojea, y del secretario general, monseñor Alberto Bochatey OSA.

Fuente: AICA