Miércoles 29.06.2022

el niño por nacer

La Iglesia en un año clave

Comparte

Al comienzo del Adviento de 2010, Benedicto XVI invitó a una vigilia de oración por la vida naciente, como un agradecimiento a Dios por el don de la vida y para invocar su protección sobre cada ser humano. Con esta motivación, el Episcopado argentino emitió la declaración “2011: El año de la vida”, en la que convocó a “priorizar en nuestra patria el derecho a la vida en todas sus manifestaciones, poniendo especial atención en los niños por nacer, como en nuestros hermanos que crecen en la pobreza y marginalidad”. Ya en el documento “Hacia un Bicentenario en Justicia y Solidaridad”
se había referido al regalo sagrado de la vida de cada persona desde la concepción hasta la muerte natural y en todas sus dimensiones: física, espiritual, familiar, social, política y religiosa. En una reciente declaración, los obispos reiteraron su llamado a construir una nación que incluya a todos, con el deber de “encontrar caminos para cuidar la vida de la madre y del hijo por nacer, y así, salvar a los dos”.