secuestran a 7 religiosos y piden US$1 millón

La Iglesia haitiana hace huelga laboral por la ola de inseguridad

Estarán de paro el jueves todas las instituciones católicas por decisión de los obispos, que lamentaron que "los bandidos parecen tener más poder que el Estado y la policía". En medio de la presión, el primer ministro renunció y asumió el canciller.
Comparte

Las instituciones dependientes de la Iglesia católica de Haití deberían "observar un paro laboral" el jueves para protestar contra la inseguridad, luego del secuestro el domingo de diez personas, incluidas siete religiosas -cinco haitianas y dos francesas-, cerca de Puerto Príncipe.

"Para protestar contra los malos actos en el país", la Iglesia pide a las "instituciones católicas", incluidas las escuelas y las universidades, "observar un paro laboral" el jueves, anunció el martes la Conferencia Episcopal de Haití en un comunicado.

"Los bandidos" que "actúan en paz" parecen tener "más poder que el estado y la policía", lamentaron los líderes religiosos, afirmando que "incluso los niños no se salvan" de los secuestros.

El jueves se celebrarán misas "para pedirle a Dios que cambie Haití", agregaron.

En tanto, el gobierno de Haití ha presentado su renuncia y el país tiene nuevo primer ministro, anunció el miércoles el presidente del país, Jovenel Moise, quien agregó que el cambio tiene como objetivo abordar los graves problemas de inseguridad en el país.

"La renuncia del Gobierno, que acepté, permitirá abordar el flagrante problema de la inseguridad y continuar las discusiones con miras a alcanzar los consensos necesarios para la estabilidad política e institucional de nuestro país".

El nuevo primer ministro es Claude Joseph, tuiteó Moise, sin aclarar que éste era hasta el momento su Ministro de Relaciones Exteriores.

El lunes, la arquidiócesis de Puerto Príncipe deploró el "descenso al infierno de la sociedad haitiana" y denunció la inacción de los poderes públicos en este país caribeño asolado por la inseguridad.

"Los poderes públicos que no hacen nada para resolver esta crisis no son inmunes a la sospecha. Denunciamos la complacencia y la complicidad vengan de donde vengan", dijeron en un comunicado.

Más tarde, el presidente Jovenel Moise prometió no "rendirse" ante la "lacra" del secuestro en Haití. "Soy consciente de que el Estado debe hacer más esfuerzos en la lucha contra este desastre", había reconocido.

El país caribeño, el más pobre del continente americano, sufre un repunte de la inseguridad, particularmente de secuestros para extorsionar y obtener dinero por parte de las pandillas, que gozan de un alto grado de impunidad.
 
Fuente: AFP