La JMJ recibió a los peregrinos franceses que llegaron en velero

Son un total de 27 jóvenes, de entre 20 y 28 años, acompañados por un sacerdote. La travesía en tres veleros demandó varios meses y los obligó a atravesar el océano. Habían zarpado el 31 de agosto.
Comparte

Un grupo de 27 jóvenes franceses llegó en las últimas horas a bordo de tres veleros a la provincia panameña de Colón, al norte de la capital, en una travesía de varios meses para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que tendrá lugar en Panamá del próximo 22 al 27 de enero.

Los jóvenes, universitarios todos y de entre 20 y 28 años de edad, fueron recibidos por el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, y por peregrinos de Colombia, Brasil y Bolivia que ya se encuentran en el país.

Los veleros de nombre "La casa de María", "Estran" y "Exulted", transportando 12, 7 y 8 peregrinos, respectivamente, llegaron a la Marina Shelter Bay y al atracadero Butner St. Sherman, en Cristóbal, Colón.

El arzobispo le dio la bienvenida y resaltó la hazaña de estos jóvenes peregrinos durante esta travesía de cuatro meses recorriendo aproximadamente 7,000 millas náuticas para llegar a Panamá.

"A los franceses les gusta la aventura y estos jóvenes entre 24 y 25 años han dado una muestra de fe", manifestó.

El sacerdote francés Tanguy Naria, de la Comunidad de las Bienaventuranzas, sostuvo que fue el Espíritu Santo, quien movió los corazones para llevar a cabo este proyecto.

"Nosotros vimos nuestra pobreza ante la inmensidad del océano, esta es una experiencia que nos motivó a vivir en comunidad y compartir la fe", afirmó el religioso.

Los jóvenes europeos con alegría bailaron al ritmo de bailes congos junto con jóvenes de la costa atlántica y con otros peregrinos de Colombia, Venezuela y Polonia.

Ana Lorenza, una de la jóvenes francesas que cumplió la travesía, dijo que zarparon de Francia el 31 de agosto con rumbo a Panamá.

Según Lorenza, fueron más de "cuatro meses de vida, alegría, riqueza y muchas dificultades", pero siempre "aprendiendo de un mundo "totalmente distinto" y "sin conocer nada del mar".
Lorenza dijo tener muchas expectativas por participar en la JMJ en Panamá sobre todo por lo que conoce de la preparación de este importante evento religioso, y afirmó que su asistencia "es un regalo más" que tiene en su "vida de Dios".

La joven peregrina, originaria del Norte de Francia, detalló que el costo global que invirtió todo el grupo que hizo la travesía en los tres veleros fue de 100.000 euros (unos 115.000 dólares).

Fuente: JMJ y agencias