islam

La Misión Profética y el profeta Muhammad

Aunque el hombre es capaz de encontrar a Dios, al reflexionar sobre los fenómenos naturales, necesita una guía para saber por qué fue creado, de dónde viene y cuál es su destino final en la vida.
Comparte

Dios ha creado todas las comunidades de seres con un propósito y un guía o un líder. Es inconcebible que Dios Todopoderoso, que no ha dejado a las abejas sin una reina, las hormigas sin l-í der, y los pájaros y peces sin guía, haya dejado la humanidad sin Pro - fetas para que los guíe hacia la perfección espiritual, intelectual y material.
Aunque el hombre es capaz de encontrar a Dios al reflexionar so - bre los fenómenos naturales,  Necesita  un Profeta para saber por qué fue creado, de dónde viene y cuál es su destino final en la vida, y cómo venerar apropiadamente a su Creador.
Dios envía los Profetas para que expliquen el sentido de la creación, para que revelen los misterios detrás de los acontecimientos históricos y naturales, y para que informen a la gente sobre la relación entre las Divinas Escrituras y el Universo.
Los Profetas guiaron a la gente a través de su conducta personal, para que desarrollaran sus capacidades innatas y las dirigieran hacia el propósito de su creación. Si no hubiera sido por  los Profetas, la humanidad -el fruto del árbol de la creación- podría haber caído en la decadencia.
Cada vez que la humanidad cayó en la oscuridad después de un Profeta, Dios les envió un nuevo Profeta para sacarlos de la oscuridad a la luz y así continuó hasta la llegada del Último Profeta, Muhammad. La razón por la cual Moisés y Jesús fueron enviados, fue requerida por la venida del profeta Muhammad. Sin embargo, ya que su Mensaje era para todo el mundo, no había ninguna necesidad de enviar otro Profeta después de él, por eso el profeta Muhammad se convirtió en el último Profeta y a través de él la Misión Profética fue “sellada”.
Debido a ciertos hechos sociológicos e históricos, los cuales requieren una explicación extensa, el profeta Muhammad, fue enviado “como una misericordia para todos los mundos”. Por eso, los musulmanes creen en todos los Profetas y no hacen ninguna distinción entre ellos: “El Mensajero cree en lo que ha sido descendido sobre él proveniente de su Señor y a su vez los creyentes creen así; cada uno cree en Dios, Sus ángeles, Sus Libros y Sus Mensajeros: “No hacemos distinción entre ninguno de Sus Mensajeros...” (2:285).
Es por eso que el Islam, revelado por Dios y transmitido por el pro - feta Muhammad, es universal y eterno.
La creencia en Dios, la fuente de la felicidad, y seguir al Último Profeta y Mensajero de Dios, son las llaves de la prosperidad en ambos mundos. Si la humanidad desea salvarse de la desesperación, de todos los aspectos negativos de la vida y alcanzar la perfección intelectual, espiritual y material, debe escuchar sinceramente a los profetas y a Muhammad y seguir su guía. Para más información, consulte con la obra “Muhammad: El M-en sajero de Dios” por M. Fethullah Gülen, Azcuénaga 720 Capital Fedderal, teléfono 4966