Confesiones en un canal de televisión

La monja que se hizo famosa por ganar La Voz Italia, colgó los hábitos

Cristina Scuccia dejó de ser sor Cristina, la religiosa ursulina que en 2014 sorprendió al jurado por su talento al cantar. Contó los motivos que la llevaron a dejar la congregación, pero aseguró que no tiene "intención de abandonar el camino de fe".
Comparte

Cristina Scuccia, o sor Cristina, como hasta ahora era conocida, se hizo famosa en 2014 al alzarse como ganadora de la versión italiana del concurso La Voz. Sin embargo, tal como recoge EFE, la realidad de la italiana es muy distinta hoy en día: ha colgado los hábitos y trabaja en España como camarera.

Eso sí, tal como revelaba en el programa Verissimo de Canale 5, donde ha reaparecido este domingo con un sorprendente cambio de imagen, sigue cantando.

“Sor Cristina está dentro de mí. Soy la que soy ahora gracias a sor Cristina”, aseguró la exreligiosa ursulina. “He realizado un camino maravilloso en el que ha habido dificultades”, dijo, apuntando que ahora mismo puede sonreír “aún más que en el pasado”.

Sor Cristina, emocionó al jurado –entre cuyos miembros se encontraba la fallecida Rafaella Carrá– y a los espectadores al interpretar No One de Alicia Keys durante las audiciones. Al ganar el programa, emprendía una carrera como cantante y actriz en musicales como Sister Act o Titanic, si bien esto no le hizo abandonar la vida religiosa.

Sin embargo, Cristina sí reconoció que, después de 15 años de vida religiosa –a la cual entró con 19 años– “la exposición mediática, con el tiempo, fue el motor de muchos interrogantes” que se precipitaron con la pandemia, momento en el que, como todo se detuvo, pudo sentarse a reflexionar “si era feliz”.

De esta manera, tuvo que buscar ayuda de una psicóloga que le ayudó a “salir de la oscuridad”.

“No entendía quién era. Yo nunca he renegado de Dios, pero no me encontraba dentro de mi hábito”, añadió, subrayando que el haber colgado los hábitos no impide que siga “creyendo en Dios”, ya que no tiene “intención de abandonar su camino de fe”.

Fuente: Agencias