Por los 50 años del Día de la Tierra

La Pachamama aparece en una moneda acuñada por el Vaticano

Es de plata, tiene un valor de 10 euros, y lleva grabada la representación de una mujer embarazada, vestida con ropa indígena, que abraza su vientre en forma de globo terráqueo. La figura de la "Madre Tierra" estuvo presente en el Sínodo de la Amazonía.
Comparte

Con motivo del 50 aniversario del ‘Día de la Tierra’, la Oficina del Vaticano para la Filatelia y la Numismática anunció que emitirá una moneda de plata de 10 euros con una representación de “una madre que lleva la Tierra en su vientre”.

La imagen, creada por el maestro Oldani, muestra a una mujer embarazada vestida con ropa indígena y cuyo vientre está representado como un globo terráqueo al que abraza.

“Le debemos cuidado y amor como si fuera una hija”, dice la Casa de la Moneda del Vaticano.

Asimismo, la mujer tiene entrelazadas espigas de trigo en el pelo, “que son una referencia al pasado y el futuro, por lo que se vuelve atemporal y eterna”.

“La celebración de la vida en la Tierra es una apuesta por cuidar el planeta”, destaca y subraya: "es un proyecto al que la Iglesia pretende ofrecer su apoyo, una obra grandiosa y compleja que tiene como objetivo impulsar la acción internacional para garantizar a todos un futuro, la comida que necesario, tanto en cantidad como en calidad, y que el avance económico vaya acompañado del desarrollo social, sin el cual no hay progreso real”.

Por otra parte, la nueva moneda conmemora las figuras de la Pachamama que se presentaron en el Sínodo de la Amazonía, celebrado en 2019, las cuales, según dijo entonces el prefecto del Dicasterio de la Comunicación del Vaticano, Paolo Ruffini, representaban “la vida, la fertilidad y la Madre Tierra”.

Al mismo tiempo, llevaron parte de la cultura amazónica al Sínodo, pero pronto se convirtieron en algo controvertido. De hecho, no solo hubo críticas sino que, incluso, el austriaco Alexander Tschugguel llegó a robar las figuras de la iglesia de Santa Maria in Traspontina y a arrojarlas al Tíber por “paganas”, si bien estas fueron recuperadas rápidamente por la policía italiana.

Fuente: Agencias