La rica literatura hebrea argentina

Por: Daniel Goldman

Promotor. Sosnowski no solo es un gran estudioso de la bibliografía judía nacional; también, un autor prolífico.
Comparte

Amalgamar lo argentino y lo judío permite desarrollar una faceta sumamente sugestiva de la identidad, que consiente que ambas dimensiones se legitimen mutuamente. En este sentido, en el terreno de la literatura argentina, a partir de Alberto Gerchunoff, destacado intelectual y autor de la célebre obra “Los gauchos judíos”, se estableció un puente que hizo que algunos escritores adquirieran notoriedad en estos temas y despertaran gran interés en muchos lectores. Y a ello debemos sumar a investigadores que profundizaron en estos tópicos desde una visión académica, habilitando a que esa multitud de voces adquirieran otro espacio y difusión. Entre estos últimos, se destaca el Dr. Saúl Sosnowski, quien desde hace décadas en su cátedra de Literatura y Cultura Latinoamericana de la Universidad de Maryland, EE.UU., dedica su energía y conocimiento a esta bella misión. Sosnowski no solo ofrece largas jornadas de entrega a sus estudiantes, sino que también aporta su expertis en una gran cantidad de publicaciones que echan luz sobre esta disciplina. El distinguido maestro es el fundador y editor de la revista Hispamérica, que ahora celebra sus 50 años.

De su vasta obra, quisiera resaltar en primer término “La orilla inminente: Escritores judíos argentinos” (Legasa, 1987), ensayo en el que analiza la escritura, entre otros, de Germán Rozenmacher, Mario Goloboff y Mario Szichman. En este texto, abre una suerte de diálogo en el que habilita la indagación de variadas y vitales raíces, lo que evidencia la necesidad de nuevos escritos que atesoren la particularidad judía-argentina ligándola a su mensaje universal.

Sosnowski es uno de esos brillantes autores que mantuvo un sabroso diálogo con Jorge Luis Borges. Fruto de ello fue la publicación de “Borges y la Cábala” (Hispamérica, 1976), trabajo que con el correr del tiempo se ha tornado indispensable para aquellos a quienes nos interesa tanto la obra del gran escritor de nuestros lares, así como la misteriosa y fascinante mística hebrea. En la tercera edición (Modesto Rimba, 2017), cuya tapa exhibe la obra de la artista visual Mirta Kupferminc, como una suerte de exégesis que va más allá del orden estético, incluye su charla con el autor de El Aleph.

Por último, el espíritu inquieto de Saúl Sosnowski lo condujo a incursionar en la novela. En plena pandemia publicó “Decir Berlín, decir Buenos Aires” (Paradiso, 2021). Esta ficción es un viaje introspectivo en búsqueda de los territorios de la memoria, en el que su protagonista, Alejandro Subbass, se detiene a pensar el sentido de los usos del lenguaje, la intervención de lo judío y aquello que lo conduce a desdoblar su voz con una tal Tamara Oren, para hallar un inesperado futuro.

Cuando sus obligaciones entre aulas y conferencias lo permiten, Sosnowski puede ser encontrado en algún café de Buenos Aires.

Si lo reconocen, no pierdan la oportunidad de conversar con él. Su plática es siempre una experiencia maravillosa.