políticos y empresarios se darán cita en Suiza

La Santa Sede se abstiene de enviar representación oficial a Davos 2023

Es la primera vez que el Vaticano no manda ningún representante ni cardenal al Foro Económico Mundial. En el pasado, han asistido el cardenal Peter Appiah Turkson, el cardenal Michael Czerny, y en una ocasión el secretario de Estado, Pietro Parolin.
Comparte

Los líderes políticos y empresarios más importantes se darán cita esta semana en el congreso mundial conocido popularmente como el Foro de Davos. 

Hasta ahora, el Vaticano ha enviado representantes de la Iglesia al Foro Económico Mundial todos los años. En los últimos años, asistió el cardenal Peter Appiah Turkson, el cardenal Michael Czerny, y en una ocasión el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin.

Este año es la primera vez que la Santa Sede no envía ningún representante oficial ni cardenal a Davos. "Esto, creo, está de alguna manera relacionado con el hecho de que el papa Francisco dijo en uno de sus últimos mensajes al Foro: ‘Todo está dicho, ahora actúen, es este el sentido de todo'", señala el párroco de esa pequeña localidad suiza, Kurt Susak.

Se critica el hecho de que muchos temas se discutan y debatan a puerta cerrada y al final se sepa muy poco. "Hay tesis, opiniones, teorías que alimentan la resistencia contra la élite que se reúne en el Foro", explica el sacerdote, según recoge Vatican News. 

En la conversación publicada por el medio oficial de la Santa Sede, el padre Susak detalla que "en todas partes se oye hablar de la crisis" y observa que la conferencia "perdería en cierto modo su credibilidad y legitimidad si en esta reunión no se presentaran soluciones tangibles que condujeran a una mejora de los numerosos conflictos y desafíos para la población".

Esto es por lo que reza esta semana la comunidad católica en Davos, explica el párroco en la entrevista concedida a Radio Vaticano, y añade: "En el pasado, la Iglesia, en su diversidad, en su teología moral, en su ética social, siempre ha encontrado respuestas maravillosas a los desafíos de la época. Sólo hay que recordarlos una y otra vez".

El sacerdote recuerda cómo, hace veinticinco años, un asistente pastoral de Davos creó un "formato maravilloso": el llamado "Silencio y Oración", que reunía a "personas que rezaban precisamente con la intención de tomar buenas decisiones para un mundo más justo y pacífico".

Este formato se celebra hoy bajo los auspicios de la Asociación de Iglesias Cristianas de Davos, en la que católicos, Iglesias reformadas y evangélicas invitan a rezar juntos por la tarde, para buscar soluciones a partir del Evangelio.

Fuente: Vatican News