Cada vez con más peso político

Los candidatos evangélicos llegan a una cifra récord en estas elecciones

Por: Sergio Rubin

Son más de 200 entre aspirantes a legisladores nacionales, provinciales, concejales y consejeros escolares. La oposición al aborto, un estímulo. También el aliento de organizaciones como ACIERA para que aquellos fieles con vocación política se involucren.
Comparte

Las principales organizaciones evangélicas del país afirman que institucionalmente como iglesias no participan en la política partidaria y, por tanto, no apoyan a ninguna agrupación política. Pero sí dicen que alientan a los fieles con vocación política a involucrarse. Lo cierto es que ese aliento, sumado a su intenso activismo contra el aborto, que obró como un verdadero acicate, suscitó en este año electoral una cantidad récord de candidatos de fe evangélica que superarían los dos centenares, entre los aspirantes a legisladores nacionales, provinciales, concejales y consejeros escolares, además de una a vicepresidenta.

En el marco de ese estímulo, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas (ACIERA) -que agrupa al 85 % de las comunidades protestantes del país- congregó esta semana en su sede porteña a más de un centenar de candidatos que aún están en carrera tras las elecciones ya efectuadas en varias provincias. Además, una treintena se excusaron de asistir por compromisos fuera de Buenos Aires. Pero se estima que la cantidad de candidatos sería bastante mayor porque algunos ya compitieron en las provincias donde ya se votó y otros no pertenecen a una iglesia que está dentro de ACIERA.

La inédita presencia evangélica en las listas fue destacada por el presidente de ACIERA, el pastor Rubén Proietti, quien en un video que envió para el encuentro por estar fuera del país afirmó: “Hoy cada uno de ustedes constituye un hito en la historia de la Iglesia evangélica y un compromiso en la sociedad”. En la ocasión se insistió en la importancia de llevar a la política “los valores cristianos basados en las Sagradas Escrituras”. De hecho, además de “rezar para que los comicios se realicen en paz y en total transparencia”, en la ocasión se oró por “el papel en los diferentes partidos de cada candidato evangélico”.

Los organizadores admiten que la batalla contra la legalización del aborto –que los encontró muy activos durante el debate parlamentario del año pasado-  empujó a muchos evangélicos a abrazar una candidatura, pero que no es la única preocupación que los mueve. “Los candidatos buscan reafirmar, independientemente del  espacio que cada uno ocupa, la defensa de las dos vidas y la familia, además de la justicia, la verdad, la disminución de la pobreza, y la cultura del trabajo, entre otros temas”, afirman en un comunicado. Y llaman a todos los evangélicos a votar a aquellos candidatos que defienden los valores cristianos.

No obstante, la bandera antiabortista y por consiguiente la captura del voto celeste se ve claramente en la fórmula presidencial del Frente Nos, que encabeza Juan José Centurión, secundado por la evangélica Cynthia Hotton. Pero en ACIERA se insiste en que no hay un apoyo a un partido determinado, pese a que Hotton encabezó este fin de semana de un acto e Rosario organizado por la iglesia Visión de Futuro, del que participaron más de 4.000 mujeres. “El apoyo a su candidatura corre exclusivamente por parte de esa iglesia”, aclararon ante una consulta de Clarín.

En cuanto a las candidaturas de evangélicos a diputados nacionales con  alguna posibilidad de acceder al Congreso solo aparecen dos de Juntos para el Cambio: Dina Rzinovsky, en el octavo lugar en Capital y el pastor Gabriel Mraida, en el décimo quinto en provincia de Buenos Aires.   Pero también hay en listas kirchneristas. Además, hay casos como las listas de la Democracia Cristiana en la Capital donde –merced a la oposición al aborto- conviven católicos con evangélicos como es el caso de la candidata a senadora  Ana María de Parini y la candidata a legisladora porteña Susana Nieves, evangélicas, con los candidatos a diputados Carlos Traboulsi y Maria de los Ángeles Mainardi, católicos.

El resultado en una lista de diputados provinciales en Santa Fe encabezada por Amalia Granata, que sacó 285 mil votos con la bandera contra el aborto como principal emblema y que entre los seis legisladores que entraron se contaron dos evangélicos llena de esperanza a los protestantes. Creen que su prédica en favor del compromiso político, que no es nueva, empieza a dar resultados. Pero está claro que esta vez apretaron el acelerador.