Miércoles 23.06.2021

Una duda que por años él mismo sembró

México: Por fin, el presidente López Obrador aclaró que no es católico

Ante una pregunta de un periodísta dijo: “Yo soy cristiano”, en referencia a que es evangélico. Se declaró un admirador de Jesús, quien profesaba “un amor profundo por los pobres, débiles y humildes”. Y se manifestó respetuoso de todas las religiones
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador despejó este fin de semana una duda –quizás ambigüedad– que se había mantenido por años: su religión. Qué es. “Yo soy cristiano”, dijo por fin. La pregunta que le hizo un periodista era si su religión es católica.

Hace dos años, una periodista le preguntó cuál es su religión. “Pues soy seguidor de Jesucristo porque defendía a los pobres y estaba a favor de los oprimidos. En esa religión, le decía, tenemos prohibido permitir la corrupción y en esa religión me prohíben los lujos y la fantochería, y esto lo digo porque dicen que por esta religión no canto el Himno Nacional. Pues eso no me lo prohíben”.

Luego –en junio 2019–, le insistió si su religión era católica.

“Sí, pero miren: yo soy respetuoso de todas las religiones, de todas. Y como decía Ignacio Ramírez ‘El Nigromante’: yo me hincó donde se hinque el pueblo. Soy respetuoso de todas las religiones y creo que creyentes y no creyentes tenemos principios y nos guiamos por una filosofía. Y un ideal siempre se pone por delante”.

Y hoy, por fin, aclaró que venía de la rama del protestantismo, es decir, de grupos evangélicos.

AMLO destaca la “preferencia por los pobres y la paz” en la vida de Jesucristo; comparte pintura de Siqueiros

–¿Usted profesa o practica la fe católica? –preguntó uno de los reporteros presentes en la conferencia de prensa matutina del mandatario mexicano.

–Yo soy cristiano y quiero también aclararlo. Hay en la iglesia evangélica una denominación cristiana, pero mi cristianismo o lo que yo practico tiene que ver con Jesús, Cristo. Creo que es el luchador social más importante que ha habido en el mundo, en la Tierra. Por eso los poderosos de su época lo seguían, lo espiaban y lo crucificaron: porque él era amor y profesaba un profundo amor a los pobres, a los débiles, a los humildes –respondió.

Además, el Jefe del Ejecutivo federal consideró que “si todos fuésemos cristianos en ese sentido, que lo somos porque somos muy humanos. Cristianismo es humanismo. Si todos fuésemos así, viviríamos en una sociedad mejor”.

El tema religioso salió en Palacio Nacional después de que fuera cuestionado por su opinión respecto al activismo de la Iglesia católica en Aguililla, Michoacán, una zona de conflicto entre cárteles recientemente visitada por el nuncio apostólico y representante del Papa Francisco en México, Franco Coppola.

“Nosotros somos libres, somos respetuosos de todas las religiones. Somos respetuosos de la religión católica. Voy a dar un dato, de acuerdo al último censo, el 77 por ciento de los mexicanos manifestó ser católico. Más de 10 por ciento tener una religión evangélica de las distintas denominaciones y el resto, ejerciendo todos sus derechos y todas sus libertades, expresó no tener creencias o pertenecer a otras religiones”, recordó.

Finalmente, López Obrador aseguró que “México es un país de mujeres y hombres libres, conscientes y yo creo mucho en los hombres, las mujeres, en la forma de pensar de cada ser humano, o sea, y esa es la libertad. Y tenerle confianza a la gente. No imponer nada. No tratar de imponer una ideología, una religión, una creencia. No. Libertad, igualdad, fraternidad”.

Fuente: Agencias