Internados tras darles positivo el test

Mueren dos de los trece curas salesianos contagiados de Covid-19

Se trata de Roque Cella, de 86 años, e Ismael Castelli, de 81, que vivían en una residencia religiosa del barrio porteño de Almagro, lindante con una parroquia y varios colegios de la congregación. Un tercero está delicado. Una empleada los contagió.
Comparte

Dos de los trece sacerdotes que se habían contagiado días pasados el coronavirus en una residencia salesiana del barrio porteño de Almagro –la Casa Zatti- murieron este fin de semana en la clínica de San Camilio, donde estaban internados.

Se trata de los padres Roque Cella, de 86 años, e Ismael Castelli, de 81 años, quienes contrajeron el virus por una empleada de la residencia que estaba infectada, al igual que los demás sacerdotes y una docena de trabajadores.

El residencia salesiana forma parte de un complejo religioso y educativo de los salesianos compuesto por la parroquia San Carlos, los colegios San Francisco de Sales y Pío IX y varios institutos de formación.

En la parroquia –también basílica de María Auxiliadora- vivió un tiempo el beato Ceferino Namuncurá, cantó en el coro Carlos Gardel y sus padres bautizaron a Jorge Mario Bergoglio, hoy Papa Francisco. 

El padre Cella nació en La Plata en 1934, se ordenó sacerdote en 1960 en Córdoba y se desempeñó en parroquias de Bernal, La Plata y Mar del Plata, y en la Universidad Salesiana de Roma.

A su vez, el padre nació en La Plata el 28 de enero de 1939, se ordenó sacerdote en 1966 en Córdoba y se desempeñó en General Pico, General Pirán, Mar del Plata y La Plata.

Fue párroco de Uribelarrea entre 1973 y 1977, donde entre sus obras se cuenta la fundación del Hogar de Niños y la publicación de un periódico con los jóvenes.

Al informar sobre su fallecimiento, la congregación salesiana pidió rezar por su descanso eterno.

Fuente: Clarín y VR